El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

30 noviembre 2014

0

Más de 100 libros

En 9 meses leí 100 libros. A raíz de que lo comenté en Facebook, algunos amigos me pidieron la lista de esos libros. Leer esa cantidad de libros mientras soy económicamente activa sólo fue posible a que en esos meses tuve tres momentos en los que estuve recuperando mi salud y a que, muy importante, compré mi primer Kindle (lector electrónico).

Mis lecturas favoritas, en su mayoría, las componen las novelas históricas. Sin embargo, este año hubo una importante variación.  En uno de los momentos en el que me recuperaba de la cirugía en la que me extirparon la vesícula, hubo algunas complicaciones lo que hizo que la recuperación fuera especialmente difícil. En esos días, era importante pasar las horas en vela lo más distraída posible, sin necesidad alguna de retener o comprender nada.  Lo que funcionó en esos términos, fueron las novelas románticas. Incluso, cuando encontré un autor que lograba hacerme pasar ligero el rato, compré varios libros de él, para no errarle.

9 meses y 7 días ***
Amor a Primera Cita ***
El Guardián ***
El Diablo en Invierno ***
Escándalo en Primavera ***
La Cueva de Cristal ***
La Dama y el Lobo ****
La Prima Aurora *****
La Villa de Sofía ****
Lujanes (I, II, III y IV) ***
Secretos de una Noche de Verano ***
Una Noche Mágica ***

Un tema que se ve en mi librero y mi kindle ha sido la "Cultura Judía". Empezó como curiosidad hace años y conforme me entero y comprendo más, más interés tengo. La novela histórica me ayudan a ubicar el elemento que luego voy a buscar con bibliografía de referencia.

28 Días ****
75 Fotografías Antiguas del Ghetto de Varsovia ***
El Emblema del Traidor ****
El Ghetto de las Ocho Puertas ***
Éxodo *****
Los Judíos y las Palabras ****
Mila 18 ***
Si esto hemos sido: Investigación y Análisis de los Sobrevivientes del Holocaustro, en Primera Persona ***
Stasiland: Historias tras el Muro de Berlín ***
Falsos Dioses ***

Algo parecido sucedió este año con el tema de las guerras entre Roma y Cartago. Me apasionó la historia de Aníbal y los Escipiones, así que de un primer libro, acabé leyendo cinco con ese tema.

Aníbal. La Patrulla ****
El León de Cartago ****
Africanus. El Hijo del Cónsul ****
La Traición de Roma ****
Las Legiones Malditas ****

Así que aquí está la lista. Califiqué con estrellas cada libro. Y que conste que las estrellas las otorgo por el impacto que tuvieron los libros en mi y no por términos de crítica literaria, materia en la que soy neófita completamente. Una estrella, es un libro malísimo y cinco, mis favoritos.

Cuando aparece un número entre paréntesis después del título de un libro, es porque hay tantos libros que componen la colección.

Aquí está pues, lo prometido es deuda aunque me haya tardado en saldarla.

Amanecer Negro ¿Cuánto Puede Aguantar un Pueblo? ***
Antología de Jarchas ***
Aquí y Ahora ***
Arena Dos ***
Arena Uno ***
Ashia, la Niña Somalí  **
Breve Historia de la Segunda Guerra Mundial *****
Buscando a Óscar **
Canción de Hielo y Fuego / Juego de Tronos (I, II, III, IV, V) ******
Catalina la Grande, El Poder de la Lujuria ***
Chez Alí ****
Cielos de Ira ***
Ciudad Violenta *
Del Tibet a los Andes: El Encuentro de Dos Culturas ***
Dieta Alcalina (4) ***
El Abogado del Narco ***
El Alimento y la Vestimenta en el Islam **
El Amor Huele a Café ****
El Asesinato de Pitágoras *****
El Círculo ***
El Diario de Kresthauser ***
El Maestro Relojero *****
El Manuscrito de Avicena ****
El Mundo de Lulz **
El Sueño de la Princesa ***
Enterrados ****
Espinas de Papel ****
Fábulas Mitológicas ****
Helena de Troya ****
Irene ***
La Abadesa ****
La Alejandría Olvidad: Cuando el Pasado explica el Presente ***
La Búsqueda ***
La Esposa ***
La Herencia de Jerusalén ***
La Herencia de los Saalberg ***
La Hija del Sepulturero ****
La Máscara de la Muerte Roja ***
La Mitología Contada a los Niños e Historia de los Grandes Hombres de la Grecia ***
La Primera Corona ***
La Solterona ****
La Última Jugada **
La Vértebra de Dios ***
Libertad Enjaulada *****
Llanto en La Alhambra ****
Los Robles del Atardecer ***
Los Secretos de Nueva York  ***
Los Señores del Narco **
Primaveras, Terremotos y Crisis ***
Sal de Mis Sueños ***
Secuestro y Reconciliación **
Sudd ****
Susurros de la Verdad ***
Thich Nhat Hanh. La Paz está en tu Interior ****
Tiempos Borregos ***
Trilogía de Aléxandros *****
Trilogía Flores Silvestres de Wyoming ****
Umbra ***
Viaje al Corazón del Hambre: Emergencia Humanitaria en el Cuerno de África ****

04 noviembre 2014

0

La cuenta de los cuarenta

Cuarenta años de intentar ser lo que soñaba llegar a ser. Cuarenta años para acabar siendo lo que no me imaginaba que sería.  Cuarenta años de replantear sueños, incluyendo algunos años en los que no hubo tales.  Cuarenta años que no imaginaba sumar, así que lo que más siento hoy es sorpresa.
Cuando tenía 12 años, creía que al cumplir 25, sería toda una doña. Bendito Dios, no pensé en qué etiqueta me adjudicaría al juntar cuatro décadas.
Hace justo 10 años escribí una biografía para participar en un concurso de escritura, 10 años después  es mucho lo que ha cambiado mi historia, no de la última década, sino de toda la vida vivida.
En ese entonces, empezaba a caminar veredas inciertas respecto a mi salud, me dominaba la incertidumbre. Por lo mismo, experimentaba lo que era no trabajar después de más de 10 años de hacerlo diariamente y no estaba segura de como sentirme al respecto.  Descubría la amistad circunstancial, aún sin comprenderla y por lo tanto estaba resentida al respecto.
También vivía una estructura familiar distinta. Mi papá y el abuelo Logios vivían, y con ellos, vivía la posibilidad de abrazarlos. Vivía aún más lejos de mis amigos de siempre, de mi familia, sin embargo, se acercaban más que nunca a mi alma.  En ese entonces mis hermanas se volvieron mis muletas, por no decir mi carrito eléctrico. 
Hace 10 años todavía estaba por venir el más grande amor y las más tristes despedidas. Largas jornadas de descanso y enteras ciudades por descubrir.  Empezaba a ser lo que hoy en parte soy y me desprendía de la imagen que tenía de mi misma.  Incluso, enseñaba a otros el camino para despedirse de esa imagen. Encontré aceptación en la frase “acostúmbrate a vivir así”,  frase que antes me provocaban escalofríos. Me reencontré con grandes cariños y descubrí un mundo de otros nuevos. Inicié un continuo de “primera vez que”.  Y aprendí como en ninguna década había aprendido.
Los cumpleaños son un buen pretexto para cerrar y para iniciar.  Cerrando para sacar saldos, en este caso positivo por mucho.  Es más el amor vivido que el desamor experimentado.  Son más las sonrisas que las lágrimas. Han sido más los momentos de paz que los de angustia. Suman más las páginas leídas que los pañuelos desechables usados.
Más la gente que se ha acercado a mi corazón y que los que de él se han alejado.  Los minutos de meditación rebasan aquellos llenos de temor.  Son más los días buenos que los días no tan buenos. Sumas distintas a las aprendidas en las matemáticas, porque la existencia de un factor de características negativas,  resulta en que el factor positivo se multiplique por mucho en su valor mismo. Vaya, se aprecia más lo disfrutable a raíz de haber vivido lo dolido.
Cada cumpleaños es un buen alto para agradecer.  Lo primero que agradezco en este, es el haber agradecido con intensidad en los últimos tiempos. Por supuesto agradezco que sea una edad emblemática. Mira que haber llegado a tal nivel de adultez que ya un “señorita” luce fuera de lugar. 
Los sobrinos e hijos empiezan a tener la edad con la que nosotros juramos que seguimos al vernos en el espejo.  Menuda incongruencia.  Las parejas celebran décadas de unión o segundas nupcias.  Cualquier embarazo es un milagro y ninguno implica el desprestigio de nadie. Las cirugías se mezclan entre cambio de refacciones y ajustes de chasis a voluntad. Un viaje entre amigas implica que cada una llevará su botiquín personal en lugar de su selección particular de bebidas. Los cuarenta es una edad en la que hemos aprendido a reírnos de nosotros mismos, afortunadamente. 
Cumplir cuarenta, todo un acontecimiento.  Un número lleno de significados, una edad que nada ni nadie le arrebata mérito alguno. Tengo marejadas de agradecimiento a cada persona que ha caminado junto a mi en algún minuto de éstos tantos años.  Sobre todo, doy gracias a mi Padre y un merecido reconocimiento a mis papás y a los suyos por haber hecho posible que yo experimente esto que le llamamos vida. 

30 setiembre 2014

0

Lágrimas al vestirme


A la distancia los hechos cobran sentido, el tiempo ordena sentimientos, las prioridades se reubican y, con suerte, las penas toman su justa dimensión.

Tengo mis momentos de claridad extrema, cuando suelo tenerlos, durante cuatro momentos bien identificados.  Cuando me baño, lo que hace sumamente difícil el que anote algo.  Cuando manejo, durante la madrugada y mientras me lavo los dientes.

Fue hoy en la mañana, durante la última actividad que menciono, que tuve un flash back justo ahí, frente a mí, en el espejo del baño.  Así, como dicen que pasa a quien está muriendo, así vi pasar imágenes, olores, sonidos, sensaciones.  No de toda mi vida, sólo del último año y medio.

Cuando era chica, mi nana me regañaba porque lloraba mientras me vestía para ir al colegio.  Cuando crecí y seguía yo lagrimeando por las mañanas, atribuí que esas lágrimas tenían un origen biológico más que de pánico escolar.

Se me juntó el lagrimeo normal matutino con una avalancha de lágrimas y emociones.  Sentí que me ahogaba, que no pararía jamás ese torrente de llanto que sabrá Dios el origen que tendría.  Pero no, no me ahogué. Más bien, fue como caer a un río, recorrer varios metros a expensas de su corriente hasta toparme con una piedra grande sólida que no sólo me detuvo en esa inesperada travesía, sino que me ayudó a salir del río.

Así se detuvo ese llanto y así de aliviada me sentí al final. No porque hubiera terminado el abundante lagrimeo matutino, sino porque aquello que recordé haber sentido, deseado, pensado, lamentado, todo, ha quedado atrás y yo estoy a buen resguardo.

Ya me sentía bendecida por sobrevivir a aquello, sin embargo nunca había hecho consiente lo sucedido.  Simplemente me dediqué, uno y otro día, a sobrevivir.  Si hoy vinieron esos momentos a visitarme es porque lo pasado pasado ya es.

Lo que sea que suceda en adelante, no será ya consecuencia de lo recientemente vivido. Que sea de lo aprendido, por favor.

Al llegar al trabajo pedí un abrazo y me dieron uno con mucho cariño.  Es todo lo que necesitaba para asentarme en mi piedra presente.  No, en mi tierra firme.

08 mayo 2014

0

En el aquí y en el ahora

Nunca me he sentido tanto en el aquí y en el ahora, como en estos instantes.   Disfrutar cada paso, cada roce, sonreír al ruido y al silencio propios de mi hogar.

Manejé de noche y lloviendo para disfrutar esto.  Ninguna de las dos condiciones hizo que mi viaje fuera estresante. Por el contrario, sentí lo que es que las células sonrían, incluso, acepto que dejé salir un par de lágrimas. No por tristeza ni por temor.  Nada de eso.

Me sentí feliz y muy agradecida.  No importa qué ni cuánto tuvo que pasar para que viviera esta felicidad que empezó en la carretera, permaneció al abrir la puerta y sigue mientras estoy arropada para dormir en mi cama.

A veces las cosas de diario caen en la etiqueta de lo trivial.   Error.  Aunque peor sería que lo trivial fuera lo de diario.  

No necesito nada nuevo en mi vida para saber que soy bendecida.  Hoy, a pesar de lo agradecida que estoy con los cuidados que recibí, me siento feliz por haber vuelto a manejar, por tener un espacio mío, por poder estar en él y por volver al ruedo profesional mañana por la mañana.

Ya dispuesta a descansar, platico con dos amigos, y siento el lazo fuerte, con una pesar de la distancia, y con otro pesar de los años.  Tenemos planes para vernos y continuar con nuestra amistad. ¿Podría haber más regalos el día de hoy?

En mi oración nocturna pido que nada me vuelva a parecer rutina, y que nada se torne y permanezca trivial.

22 abril 2014

0

Mujer de sueños

Te encontraré
Me encontrarás
Coincidiremos
Tal vez no te reconoceré
Tal vez tu tampoco sabrás
En cierto punto, habrá la certeza
De que serás
De que seré
De que construiremos

Sonreiré
Serás tu
Seremos mientras ser sea lo que queramos
No des muchas vueltas
Aquí estoy
No daré vueltas innecesarias
Ahí estarás
Sonreirás
Y si con eso algo en mi florece
Sabré y te lo haré saber.

Empezará un disfrute compartido
Juntos
Todo lo que seas tú con todo lo que sea yo
En combinación
Juntos
Paladear el arte en todos sus sabores
Hacer inmersiones en la naturaleza
Ensoñar en nuestros talentos
Disfrutar a los tuyos, los míos 
Y a todo aquel que se vuelva nuestro.

Creer
Olvidar que habíamos dejado de creer
Olvidar todo 
Sin que incluya eso tu ser, mi ser
Será la única condición
No dejar de ser lo que eres
No dejar de ser lo que soy
Con tal de seguir siendo
Lo que un día decidimos querer.

18 febrero 2014

0

¡Bajan!


Octubre 2006
Hay gente con la que jamás podrías contar los momentos que has compartido.  Si regresas la cinta y te recuerdas riendo, te viene su imagen riendo contigo.  Si recuerdas que ese día dolía mucho, recuerdas que ella te sostenía.   Igual recuerdas estar contando un plan y la recuerdas desbaratándolo a punta de regaños y prudencia.


Bailando, cantando, tomando el sol en el colegio o en la playa, en el templo, en el hospital, en el auditorio, en el teatro, sola o con su familia… escenario que ponga, ella ha estado ahí. Siempre creyendo en mí y en nuestra amistad.   Y aseguro que es más por su buen corazón y alma buena que porque yo le corresponda cabalmente.

En mi blog es la Toña, igual que en mi corazón.  Hoy suena el timbre y baja en el cuarto piso, y la veo radiante dando el primer paso para salir del elevador.  Radiante de bella, radiante de éxito.  Porque tiene los genes y el cuidado para estar hermosa, y porque tiene el talento para ser pintora y para ser feliz.

El año que hoy empieza yo quiero desearle que todo lo que le deseen hoy, se cumpla.  Y quiero decirte, mi Toña, que agradezco a Dios que entre todos los ángeles que me puso en la Tierra, te haya puesto tan cerquita de mí.

Te admiro.  Admiro tu amor a tu familia de origen, tu amor, dedicación y carreras para la familia que has co-creado con el amor de tu vida.  Admiro tu amor a los atardeceres y a la vida en general.  Admiro tus ganas de ir siempre arriba y adelante, con el mejor ánimo.

Llegas plena amiga.  Que ninguna cosa el día de hoy te haga dudar de ello. 

Te quiero con cada ventrículo de mi corazón, cuenta conmigo con un año lleno de festejos.