El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

16 agosto 2007

2

Salvatierra olor de amor

Snif! Snif! Es como un olor a tierra… a tierra mojada. Mas bien, es olor a comal de calle tostando cacahuates… cerca hay una señora vendiendo garbanzo, garbanzo verde, fresco, en una bolsita, le ponen limón y sal al gusto. En la esquina de enfrente, esta el señor de los elotes, garantiza que todos están tiernitos, y asegura que el chile no pica.

Este lugar extraño. Ahí me gustaría estar. De niña, creía que Salvatierra era la casa donde mis abuelitos vivían. Lerdo de Tejada 301. Lucita la del pan, la de Don Eulogio. Dos cuadras abajo, estaba Altamirano, que era la casa alterna para instalar a la familia en vacaciones, si de plano no cabíamos todos en “Salvatierra”. Fue muy triste descubrir que Altamirano, también era Salvatierra. Desde entonces, la casa de mis abuelitos dejo de tener nombre… con el tiempo y las herencias mi ex “Salvatierra”, paso a manos de familia de mi tíos. Hoy, solo nos queda Altamirano.

Cierro los ojos y al abrirlos quisiera estar ahí…. Se lo que pasaría. La puerta de Altamirano siempre esta entre abierta y en cualquier momento se abriría por completo y entrara un tío, a una prima, o tíos y primos, o alguien que quiere a la familia. La puerta de Altamirano es la puerta del cariño. Donde estuviera, podría escuchar que alguien la abrió… Logios (mi abuelito) haría una rápida suposición de quien y por que razón, llega a esa hora. De inmediato, el que llega, en su estilo, avisaría que llego.


Por la noche, el que tenga más hambre o antojo, traerá de cenar. Esta noche serán “tacos de la primo” o buñuelos. Cuando lo considere prudente, Logios determinara, lugar y hora de dormir de cada uno de los coches de la familia. Una vez terminada la encomienda, y habiendo supervisado que todos estén guardados, se despedirá e ira a su cuarto. Ahí se quitara su ropa del día, se pondrá una pijama abrigadora, tomara su medicina y enviara bendiciones a los presentes y al resto de la familia. Cada noche, estemos en donde estemos, recibimos su bendición.


Pocas veces, se apagan temprano las luces por completo. Siempre habrá primos jugando o platicando a media noche. Si por la noche, bajara por agua a la cocina, me invadiría un escalofrío al ver la mesa de la cocina vacía. Esa mesa siempre tiene gente, ruido, comida, bebida, carcajadas y de pronto, hasta llanto.


Estar en Altamirano, en Salvatierra, es convivir. Vamos a acompañar a Logios en el lugar que ama estar. Es el escenario para convivir, para querer a la familia. Salvatierra tiene tanta magia, que, incluso, invita a que te enamores. Hay tantas historias de amor entre Altamirano y el resto de Salvatierra!!! Y, mientras las generaciones mas jovenes crecen, el conteo va en aumento.


Si se juntan dos para ir por una “nieve de pasta”, podrían decidir sentarse en una banquita de Capuchinas. Un tío con su hijo, un primo con una prima, dos hermanas… Se sentarían uno junto al otro, para sumirse cada cual en su propio mundo, a través de su “nieve de pasta”.
No hay necesidad de hablar, el silencio no es incomodo. Yo estoy, tu estas, te quiero y, teniéndote a ti a mi lado y a mi “nieve de pasta” en mi mano, no necesito nada mas.


2 comentarios:

  1. Pily!!! por fin despues de tanto tiempo volvi a leerte, me puse al corriente con dos meses de historias que pense ya me habia perdido. Te extranaba!. Te mando un abrazo bien bien fuerte, de esos que nos gustan. Te quiero!.

    ResponderEliminar
  2. Sumergirse en ese bello encanto de la nieve, recorrer sus calles, mojarse en las aguas de su río, escuchar las campanas de su parroquia, pasear por su explanada, platicar en su jardín, encontrar a tu familia, encontrarte a tí, en Salvatierra, nuestra salvatierra, tu salvatierra.
    buen blog,

    ResponderEliminar