El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

23 julio 2009

3

Tengo piojos

En realidad solo es uno, es electrónico y cibernético. Es pequeño, cargable con una mano y ha venido a seguir con la misión que la cuaresma dejó inconclusa.



Ayer llegó en una cajita más chica que las que se usan para una rosca de reyes para 6 personas. Busqué enérgicamente si entre cable e instructivos viniera, de pura casualidad, la inspiración. Pero no, no viene, pero esa es otra historia.

Nótese el tamaño del piojo, no por nada se le nombró así. Lo presento junto a mi maravillosa ipod que desde noviembre me tenía enamorada, pero que durante estos días sin laptop se portó como una heroína, permitiéndome seguir online con el mundo y onphone con mis cariños.


Tomé varias fotos en las que me reflejaba con la cámara fotográfica en mano, y con mi otra mano en la pantalla, para que el lector viera lo pequeño que es el piojo. ¡Pero! Al momento de revisar las fotos caí en cuenta lo inútil que sería mostrar dichas imágenes. Mis manos de tamal no son buena referencia para mostrar el tamaño "normal" de nada.

He vuelto y vengo cargada de emoción, demasiada tal vez, así que pongan una coladera de escepticismo para que lean tranquilamente mis siguientes entradas. Sobre aviso no hay engaño.


3 comentarios:

  1. Creo que el piojo o la pioja te caerán bien. Son en general, muy buenas compus. La inspiración no la encontrarás en la caja, sino en tu corazón o en el de los demás.
    Por cierto, necesitas una cuenta de twitter urgente!!!
    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Bienvenido El Piojo! Que sea el enlace cósmico con personas e ideas frescas.

    Te quiero, manaza

    ResponderEliminar
  3. Un piojito así seguro que te dará muchas alegrías, porque algo tan ligero y portable te acompañará a muchos lugares y será testigo de algunas de tus emociones. Disfrútalo y ya nos contarás. Besos.

    ResponderEliminar