El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

12 enero 2006

1

Año nuevo ¿vida nueva?

Orale si, le entro ¿pero en qué consiste la vida nueva?. Por primera vez en mi vida tengo el propósito de año nuevo de ponerme a dieta. Si Jenny, muy a mi pesar y, al tuyo también, me he atrancado de todo tipo de porquerías, terminando majestuosamente con una rosca de reyes completita. La papaya será mi amiga inseparable por los siguientes meses.

Ok, volviendo a lo de la vida nueva. Sería genial que en lugar de horóscopos nos dieran el 29 de diciembre el contrato "a renovar" sobre las condiciones que tendrán nuestras vidas el siguiente año. Así ya prevenidos, pues ahorramos para el viaje que nos van a invitar en julio, guardamos la vajilla que nunca usaremos para regalarsela a la amiga o prima que se coma la torta, evitamos las malas caras al tipo de la oficina de al lado, que finalmente será nuestro jefe en octubre, etc. También podríamos negociar condiciones, por ejemplo, ¡va! que mi prima se coma la torta pero que al bebé le pongan mi nombre; que me inviten al viaje pero me gane también el melate; que me pidan la renuncia pero que me ofrezcan trabajo dos días antes en la empresa de ensueño; que mi amiga se divorcie pero que se vuelva a casar, ahora con el primer amor de su vida.

Por supuesto que no descuido puntos importantes en toda esta propuesta. Como todo contrato que éste también tuviera letritas chiquitas. Ahí se diría que el contrato puede revisarse por las partes cuantas veces se quisiera, claro siempre acabándose por hacer Su Santa Voluntad. Mencionaría que el contrato lo puede rescindir La Parte, cuando considere suficiente la participación de nuestra parte. Se establecería vigencia del contrato hasta la firma del siguiente, misma que se haría al iniciar el siguiente año.

No sé si los horóscopos perderían fans, las lectoras de cartas aficionados o los visionarios de los caracoles público. Lo cierto es que con ese contrato, yo tendría un poco más claro del tema que va a traer este año que inicia. Ánimos los tengo, pero pues sería padre saber en que son vamos a bailar.

Por lo pronto, solo he pedido algo para el 2006. Puedo seguir en el juego sin haber visto el contrato pero que se cumpla lo que pedí. Buscaré la negociación y la logre o no, seguiré pidiendo solo una cosa y seguiré pidiendo aunque sea avances del contrato.

Sea pues como Dios quiera y ojalá que nos quiera mucho.

1 comentario:

  1. Yo creo que sería padre que este 2006 Madrazo, Calderón y el Peje fuera suplantados por los comediantes del Privilegio de Mandar. Por lo menos sería más divertida la elección.

    Y que el Victor Gónzalez sea suplantado por la botarga de Dr. Simi.

    Ya en serio, parece ser (o por lo menos eso dice mi limitada percepción) las cosas van tomando un mejor cauce. Confío en que nuestros asuntos se resolverán de manera favorable y feliz. Sé que mínimamente nuestros ánimos se han reintegrado y eso ya es ganancia.

    Y este año terminaremos un best seller...

    ResponderEliminar