El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

22 febrero 2007

2

Zapes con los sopes





Como much@s mexican@s, amo los platillos mexicanos. Y como casi tod@s, no suelo comerlos a diario. Seríamos un pueblo mucho más obeso, de lo que, de por si, ya es. Bueno, pues desde hace unas 2 semanas ando prometiendo hacer sopes. ¿A quién? A unos chavos que conocí en una fiesta de mexicanos. Ella es mexicana, del D.F. El es de Colombia. Ambos están aquí por un curso de 3 meses. Y viven en la misma residencia que nosotros.

Desde hace 2 semanas, quedábamos y cancelábamos. Desde el lunes, hicimos el compromiso de vernos, hoy, jueves a las 4:30. Un día antes le escribo que preferiría que nos viéramos a las 7, porque a esa hora llega JL de la Universidad. Hoy, me levanto y evalúo el estado de mi cuerpo. Cual hiciera el emperador, hice la señal de dedo abajo. Le escribo a Sus, disculpándome porque no estaba en condiciones de preparar comida, mucho menos de amasar. A los 10 minutos, me llama Sus

- Hola! Oye ya le pregunté a Jaime, y si, no hay problema llegamos a las 7:00 p.m.
- Hola Sus! Híjole, es que JL no me alcanzó a ayudar a hacer la masa. Confundida por recibir una confirmación, después de que le cancelé.
- Ah!! ¿Llevamos algo?. Sus parecía ajena a mi comentario.
- Refrescos. Le contesté, dándome por rendida. Y agradeciendo su despiste. Me agrada la idea de verlos.
- Perfecto ahí nos vemos.
- Oye Sus, sino puedo hacer los sopes, mínimo les doy de cenar sincronizadas, va? Le propuse para disminuir la presión que caía sobre mi.
-
Si, perfecto.
- Ok, entonces nos vemos a las 7.
Dije contentísima de que vinieran.

Ni modo, a hacer sopes. Y en mi nick del Messenger anuncio mi actividad. Pá pronto un amigo me pregunta si es de verdad mi intención de hacerlos, y nos quedamos platicando. Después de un rato me despido de él. Me desea suerte con los sopes, y me dice que ojalá no se hagan grumos. Estando yo, con un pie fuera de mi compu, le digo que no hay problema que ya sé que cuando pase eso, es que les falta “_____” y con eso de tener monitos en el msn, puse la palabra agua, sin embargo le apareció un monito babeando. Veo que me dice Ya no quiero sopes. Me regreso y veo, jajaja parecía que le había dicho que había que ponerle baba si se hacían grumos. Nos dió un ataque de risa y por fin me fui a hacer los famosos sopes.


Corté la lechuga y la puse a remojar. Limpié bien la superficie de la cocina, saqué la masa y una taza con agua. Hace una semana consulté con Cha, mi hermana mayor, la receta de la masa.
- Yo confío mucho en mi memoria. Me acuerdo de cómo le quedaba a Lucita. Me dijo ella, refiriéndose a mi abuelita.
-
Y yo ¿en la memoria de quién confío?
- ¿No te acuerdas? Me preguntó.
-
No.
-
Es fácil, sólo le vas poniendo agua. Si se hacen grumos es que le falta agua.

Empiezo a poner el agua en el centro de la harina, poco a poco. La voy moviendo, y si, me acordé como hacía la masa mi abuelita. Le quedaba suavecita. Muy suavecita. Era padre que hiciera tortillas, porque siempre salíamos ganando con un burrito de masa. Le decíamos que eso no parecía un burro. Lucita insistía en que sí. Me llegué a convencer que, un burro de verdad, tiene distinta forma a un burro de masa. Y no estaba del todo mal, ahora que lo pienso. Huele a mi abuelita.


Cuando estuvo lista la masa, me dispongo a armar los sopes. Para ese entonces ya tenía calor, así que abrí la ventana de la cocina. Esa la que parece ventana de tiendita pero que no abre. Los estudiantes pasan y se quedan viendo cómo estoy haciendo los sopes. Me divierte eso y me pregunto si alguno se va a atrever a preguntar que hago. Pongo el aceite a calentar, y cuando pongo el primer sope, el ambiente cambia. Ahora me acuerdo de mi nana. De las quesadillas rellenas que hace en días especiales. Lo sopes van friéndose bien.

Empiezo a sentir un inmenso cansancio. Hago una pausa y me siento frente a mi computadora. Me entretengo tanto que cuando estaba friendo el último sope, llego a oler a masa quemada. Corro y alcanzo a rescatarlo. Corto el jitomate. Deshebro el pollo, que previamente puse a cocer. Y pongo un poco de orden en la ropa sucia, el baño, la cama, etc.

“Me doy!!!” Necesito un descanso. Pongo a freír los frijoles y me siento. Me puse a chatear con mi amiga Pollo, supongo que largo y tendido. “Ufff! Ufff! Huele raro”. Corro y los frijoles estaban quemándose. Aplico el plan A, que es quitarle todo lo quemado. No sirve. Aplico el plan B, que es echarle chile picado. Siguen sabiendo a quemado. Aplico el plan C, les echo café. Algún día me contaron que en vips y sanborns hacían eso cuando los frijoles ya estaban agrios. Pienso, agrios y quemados, ahí se dan. Y ¡sí!, bajo el sabor de quemado.

Trato de encontrar descanso en la regadera. Se siente bien, pero estoy temblando. Creo que fue demasiada actividad. Finalmente, estoy lavando los últimos trastes, cuando llega JL.
- ¿En que te ayudo amor?
- En lavar trastes, estoy muerta.
- Acuéstate, yo sigo.
Me dijo mi comprensivo esposo.

Me acuesto un rato. Trato de hacer un recuento de cuántas veces corrí y todo lo que hice. “Ya son las 7:40 y no llegan”. Si tienen que cruzar un jardín, pero no toma más de 6 minutos. Así que me siento enfrente de mi compu para hacer tiempo. Abro mi correo y veo un correo de Sus.

“Está bien, lo que menos queremos es dar molestias. Recupérate pronto. Estamos en contacto. Sus”

- ¿
Queeeeee!!!?. Pero ese correo se lo mandé antes de hablar por teléfono. Uts no van a venir. ¿Que hago con 18 sopes?

Teléfonos, celulares, correos y nada. Después de hora y media, nos resignamos y cenamos. Quedan 15 sopes. Tal vez para mañana. Me da tristeza porque tenía ganas de verlos. Me da risa porque mi día fue un caos. Me da alivio porque para mañana alcanzaré a hacer otros frijoles. Sin chile y sin café. ¿Si hubieran venido hoy, se hubieran enfermado? Tal vez, así que agradezco al ejercito de ángeles que me los desvió.

Otro día de sopes y solicito una amasadora, un limpiador, un lavador de trates y un cortador de verdura. Eso sí, hoy cenamos delicioso. Sopecito con pollo, lechuga, jitomate, queso, crema… y salsita verde, picosita. Mmm ¡delicioso amigos!





2 comentarios:

  1. jejejej que risa Pily, ya que te esforzaste un chorro, hasta evidencia del suceso subiste a tu blog..ellos se lo perdieron!...
    Bueno, así les quedaron más sopes para ustedes 2, que los disfruten mucho y a ver cuándo se me hace que me presumas tus dotes culinarias, yumi!...saludos :) Jacky.

    ResponderEliminar
  2. no pilarica como que yo si andaba apedreando a los angelitos, oye tanto trabajar para que te los desvien, no manches ttal entre el pollito, la salsita y demas ni se hubiera notado lo de los frijoles, lastima que no estas cerquita si no te hubiera ido a hacer el quite.

    ResponderEliminar