El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

16 abril 2009

4

Con un carajo

Antes me enojaba más. Antes perdía más pronto la cabeza. Antes vociferaba más cuando las cosas no salían como yo quería. Antes es antes y de eso poco queda. Pero con lo que alcanzó a sobrevivir tengo para que en momentos como éste me hierva la sangre. Por cierto ¿Cuál es el punto de ebullición de la sangre? Supongo que no es 100 grados, como el agua, igual y necesita unos veinte grados más por tanta cosa que carga. Ya me diran el dato.

Bueno, bueno, a lo que iba, a mi furia. ¿Alguna vez se han preocupado porque alguien no aparece y horas después llega el ser con cara de no pasa nada sin comprender que te preocupaste? Mi respuesta es: Si y muy frecuentemente. Ese brinco de la tranquilidad a la preocupación extrema, cuando caes en cuenta que el ser debió de haber aparecido horas atrás y no se ha reportado, no es peor que el siguiente brinco. El que das de la preocupación a la furia.

El perdido aparece y responde apaciblemente que el tiempo se le fue. Es ahí, cuando lo ves sin mancha de sangre que te despides de la preocupación y te montas en el cuerno de la luna de pura indignación. Como diría el portero de la serie española "Aquí no hay quien viva": ¡Un poquito de por favor!

La espera no me impacienta, desde pequeña he sabido utilizar el tiempo y la soledad a mi favor. Lo único es que, viviendo en el mundo en que vivimos, en dos horas y media pueden pasar muchas cosas.

Me atrevo a calificar el acto de irresponsabilidad, imprudencia, grosería, indiferencia y naquez. Lo sé, muy grave que lo veo, pero es que me lleva Pifas. Y claro, al ser perdido y encontrado sonriente en la puerta, no se le puede decir nada porque cada palabra que sale de mi boca es no necesaria. Por fortuna tengo un blog para llorar, reír y echar madres.

Familia mía y del ser: lo siento mucho, pero es que vivir esto ,al menos,cada dos meses le acaba a uno la prudencia, la sensatez y el recato.

4 comentarios:

  1. No eres la unica, a mi eso me saca de quicio. El guiri es de los que dicen, estare de vuelta a las 8 y se cuela a las 9. Pero siempre, eh? Y no comprende la preocupacion, el miedo, que esto es Limerick y cosas como estas pasan casi a diario... y es lo que dices... de las lagrimas de preocupacion se pasa a las lagrimas de la indignacion en milesimas de segundo.

    ResponderEliminar
  2. Medita, ayuna, espera. Las cosas que nos enojan a veces no tienen tanta importancia. Sí, vociferar sirve, pero también sirve saber por qué nos enoja lo que nos enoja. Quizá el encabronamiento no es por el ser que se ausenta dos horas... Quizá, sólo quizá puedes estar por encima de eso. (y se me hace que, de entre las opciones de enojo que das, lo que más enoja es definitivamente la naquez, jajaja)

    Calma. Respira. Cuenta hasta 10.

    Te mando muchos abrazos y amor. (Y unas almohadas imaginarias para golpear frente al encabronamiento, jiji)

    ResponderEliminar
  3. Piensa, si le hubiera pasado algo a quien estabas esperando (que por cierto es lo menos probable) el saberlo tarde que temprano habria hecho diferencia?
    La verdad las cosas no pueden ser como nosotros queremos que sean así que ajo y agua. A mi como no me gustan el ajo y el agua mejor estoy tranquilo que haciendo berrinche, que es lo que se hizo en tu historia después de que apareció el sujeto en cuestión, Piensalo...

    Que les pasa?? Lo naco es chido...

    ResponderEliminar
  4. A mi me pasa lo mismo, la mayoría de las veces soy el que llega tarde y de verdad que a veces el tiempo se escapa y uno piensa que nadie debe preocuparse pues todo está bien, sólo unos minutos de retraso... Pero te entiendo porque cuando me la aplican me pasa igual, llamadas perdidas al cel, preocupaciones de mamá mártir y una mezcla de enojo y alegría cuando por fin llega...

    Beso.

    ResponderEliminar