El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

07 agosto 2009

3

Celebration Dad Life


- Gracias por venir a la celebración de la vida de mi padre.

Así concluyó su discurso, un señor que rondaba los cincuenta. Al terminar el rito de la misa, el sacerdote le dió la palabra a él y a otra señora, supongo que hija también del señor que falleció. Su nombre es Jerry.

La frase, me encantó. Ver la misa de cuerpo presente como la celebración de la vida. Que la familia y amigos estén reunidos, no para decir adiós, sino para honrar lo hecho y dicho por esa persona.

Hoy caí en esa misa de casualidad. Al templo de los Jesuitas voy al menos una vez al mes, ya que está al lado de la farmacia donde voy a surtir mis recetas. Pocas veces me había tocado misa. Una vez una boda. Y ahora, un funeral.

Igual que las otras misas que he presenciado aquí en Irlanda, son tumultuosas. Entre semana o domingo, hay mucha gente. Por lo general, de la tercera edad.

Algo que me sigue maravillando de las misas irlandesas es el porcentaje de asistentes que comulga. ¿Me arriesgo mucho en decir que es el 95 por ciento? Pues por ahí anda. Lo comparo con México y me entristece que allá no es así. Es más, creo que ahora comulga menos gente que cuando era más chica.

Después de que el hijo habló, el padre dió la bendición para concluir la Celebración Eucarísitica, pidió que no nos movieramos.

Volvió a hablar del señor que velabamos (sospecho que el sacerdote era su nieto) y contó que era un gran amante de la música. Entonces presentó a otros dos chavos, una mujer y un hombre, al parecer también nietos, que iban a tocar la última canción para él. Una canción que el disfrutaba mucho. Fue con guitarra y clarinete ¡Que cosa más hermosa! Ahora que recuerde el nombre de la canción se los digo.

Eso si, no fue tan desgarrador como cuando en la Misa funeral de mi papá, un señor tocó el Ave María ¡con trompeta! ¡Dios! era tan vibrante, tan celestial y tan doloroso a la vez.

Fue sentir que alguien desmenuzaba mi corazón, como lo haces con la carne para hacer taquitos. Así, tal cual. Cada nota, era sentir una tirita jalándose en un dolor, pero un dolor hermoso ¡Era el Ave María! Y estabamos ahí, también celebrando la vida de mi padre. Ahí estabamos, sus hijas, haciendo guardia alrededor de su ataud, orgullosas de él.


Cuando terminó la melodía, los asistentes aplaudimos y los hombres de la familia se pusieron de pie. Se acercaron al ataud, donde eligieron a ocho de ellos para cargarlo. No era un ataud rectangular, era de esos que tienen la parte superior más ancha. Pensé que lo tomarían de alguna agarradera para cargarlo, pero en vez de eso, en un movimiento coordinado lo subieron a sus hombros. Así salieron del Templo, ocho hombres, hijos y nietos llevando en alto a Jerry. Detrás, las mujeres de la familia intentaban agradecer con una sonrisa la presencia de los que los acompañaban, mientras las lágrimas salían sin remedio cada que volteaban al frente.

¡Ni modo! Así son los funerales. Eso si, para tener un funeral como el de Jerry hay que vivir una vida que valga la pena, para que los que sobrevivan tengan algo que celebrar. ¡He dicho!

3 comentarios:

  1. Los funerales aqui pueden ser desgarradores, pero tambine ridiculos. La parte de la misa es desgarradora. Una parsimonia y una tragedia como merece el momento. Lagrimas, dolor, expiacion. Luego las escenas de pelicula en el cementerio, la mayor arte del tiempo acompañada de la lluvia.
    Pero de ahi, cuando ya se vna al bar, se abandona del todo el llanto, el dolor y la tragedia. No es como un velatoriao, no, esto es toda una fiesta con un invitado menos! He acudido aqui a 4 funerales en total, y en todos me ha chocado muchisimo como de un minuto a otro las mascaras, como en una obra de teatro, cambian de mueca.
    A ver si nos vemos, condená!!! Que estoy esperando que me llames (yo estoy libre cada dia)

    ResponderEliminar
  2. Es cierto!! Olvidé comentar que después del entierro esperaba a todos en un hotel, para seguir con la celebración!!! Q cosas! En México lo que quieres es ir a dormir después de tanto llorar y del desvelo.

    No se diga más, te parece bien vernos en el pub el próximo martes?

    ResponderEliminar
  3. Ok! Termino de trabajar a las 4, nos vemos sobre las cinco? Ya te llamo

    ResponderEliminar