El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

11 agosto 2009

3

Entrañas mexicanas



- ¿Les gusta ver programas de viajes?- Nos preguntó Lucy
- Si son países que no me gustaría visitar, no. Por ejemplo, no vería un programa de África o México.- Contesto Larisa, evitando mi mirada.

Lucy salió en mi defensa inmediatamente, pues lanzó la pregunta y volteó a ver mi reacción.

- ¿No te gustaría visitar México?
- No.- Respondió Larisa y entonces si, me vió.

- No te culpo Larisa. La culpa la tengo yo. Escuchas que hablo de gripe porcina, narcotráfico, un pésimo sistema de salud, políticos corruptos, secuestros.
- ¡Si, eres una pésima embajadora de tu país!- dijo Lucy.

La tensión que se creó por su respuesta y la pregunta-reclamo de Lucy desapareció, y nos reímos.


Minutos después, cuando caminaba a casa de regreso, sentí una inmensa culpa. A donde voy hablo orgullosa de mi país, de nuestra cultura, de nuestras riquezas naturales, del alma fiestera de los mexicanos. Pero eso no es suficiente, también he respondido cuando me preguntan sobre la gripe, o sobre la última noticia de la BBC sobre ejecutados.

De pronto, me río.
¡Uy, y eso que no les cuento más detalles! Ahora si que no saben la verdadera historia del México desconocido. No es fácil ser embajadora de un país que a mi misma me llena de dolor.

Nunca he contando que hay muchos mexicanos que siempre buscan "irse por la rápida". Que cada día de sus vidas la invierten en aprovecharse, en joderse a otros (dizque antes de ser ellos los jodidos), en ahorarrse dinero comprando piratería, evitar una multa de tránsito dando mordida, llevandose a casa recursos de su trabajo, etc.


Tampoco les he contado sobre algunos servidores públicos que les importa muy poco el buen gobierno, ni el avance del país. Que para ellos la primicia es ganar y ganar más. Que calientan una silla esperando sobrevivir un sexenio más con trabajo. O aquellos que sin tener las habilidades necesarias obtienen un puesto de trabajo por meras relaciones filiales. El tiempo de aprendizaje de ellos, le cuesta dinero y tiempo irreparable al país.


Juro que nunca he hablado en el extranjero de los miles, millones de mexicanos que viven la vida mexicana sin que México, mucho menos el mundo, les importe un carajo. Pareciera que la rutina de sus días es el mundo entero. Me preocupa eso, mucho. Ellos están a cargo de las nuevas generaciones a quienes les están transmitiendo que la situación de los impuestos, los indígenas de La Lacandona y el conflicto Israel-Palestina no son importantes. Es como ver en letargo parte de esta generación e imaginar a la siguiente en peor estado.

No les he contado que entiendo a los campesinos que dejan de sembrar maíz o frijól para sembrar marihuana. Que para muchos mexicanos el campo es una vida de retraso, es un sector de la economía que casi les da verguenza. Ya quisiera que así como a Irlanda se le dice despectivamente "país de granjeros" se le dijera así a México, y que los campesinos y ganaderos tuvieran el respeto que tienen aquí. No, en México no es "nice" ser del campo, lo "in" es ser de ciudad.
¡Aja! ¿Y en las banquetas se va a sembrar el maíz para las tortillas que tragamos todos?

En fin, hay un México doloroso que no cruza el Atlántico y que yo no lo he presentado. Solo lo cargo en mi corazón y con mi actuar trato de que quede en el olvido. Espero que un día Larisa se olvide de mis conversaciones y solo recuerde lo que soy como persona, y entonces tenga una mejor imagen de los mexicanos. Porque de que hay mexicanos chingones ¡los habemos!

Hay millones de trabajadores que también viven para hacer una ciudad o un país mejor, para ellos y para sus hijos. Hay millones que se involucran en pequeñas pero enormes labores altruistas. Hay muchos que aunque el camino sea con más piedras se mueven dentro de la legalidad y honestidad. Millones demuestran a su entorno que la cultura de trabajo es mejor que la de la comodidad. Por salud mental y por los lectores de este blog que vienen a mi mente, quiero pensar que estos "no somos machos pero somos muchos". La mayoría, tal vez.


3 comentarios:

  1. Hay Pilita, pero eso pasa en todas partes. Los funcionarios en España tambine tiene fama de calentar el asiento... Y aqui mismo, si me apuras. Mexico tambien tiene cosas preciosas, como España, como Irlanda, como Francia o como Australia. Ahora si, Africa a mi no me atrae un pijo!! (Conste, tampoco me atraen las zonas turisiticas mejicanas ni de ningun otro pais, antes muertas a que me vena en Canarias, por ejemplo, en un resort). Pero si quiero visitar Mexico algun dia.

    ResponderEliminar
  2. Se me colo la h en el ay, no era mi intencion ni mucho menos!!!

    ResponderEliminar
  3. Si claro! México tiene cosas preciosas, de todo tipo de ecosistemas, sus pueblos son un encanto, por ejemplo.
    Ya estás Candela!!! Te espero en México, tienes hospedaje gratis en mi ciudad. Será un placer tenerte por allá.

    ResponderEliminar