El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

18 enero 2010

5

Pa...uta madre

Llego a casa de mi madre y me encuentro con la noticia de que el pasado viernes 15 de enero, con el aire tan fuerte que hizo, se rompió un ventanal. Ese mismo día, me enteré que se habían caído varios árboles en la Ciudad de México por lo mismo, y el sábado siguiente supe que hasta heridos hubo.

El dato sería trivial o anecdótico sino fuera que el mismo aire que tiró árboles y gente, me andaba tirando con todo y amigas y, con todo y avión. El abordaje se dió con quince minutos de retraso, nosotras estabamos ansiosas por abordar, la Dena, Sexto y yo.

Entre la emoción de vernos y la visualización de nosotras en la arena de Huatulco nos tenía en el mejor humor de los últimos tiempos de las tres. De pronto, bajaron las pantallas del avión y nos dimos cuenta que había una cámara al frente de éste ¡Nos mostraría la pista durante el despegue! Tuvimos una razón más para emocionarnos.

Y empezó... ahí estaba la línea amarilla a seguir por el avión. Sin embargo, no avanzábamos en línea recta. Cual borrachín tratando de caminar derecho, iba cada vez más rápido y haciendo eses. De pronto, el ala izquierda, la que veíamos desde nuestra ventana se movía demasiado. Sentimos que dejábamos el piso y empezó el pánico.

En principio, creí que el estar viendo el despegue en la pantalla era lo que me había puesto nerviosa o mareada... pero ¿y los ruidos? ¿y por qué todo se sigue moviendo?

- Háblale a tus ángeles de mi, me dijo la Dena.

Mientras, yo recargada en el descansa manos izquierdo, sujetándome la frente, decía una y otra vez:

- Puta madre, puta madre, puta madre.

Las expresiones de Sexto y Dena me reafirmaban el miedo de que ahí mismo quedaríamos. Jamás en mi vida, en ningún vuelo de los diez que he tomado, había sentido algo así. No era turbulencia. Era inestabilidad, era que no despegábamos bien, era ir en contra de un aire guerrero.

Mi conciencia espiritual me decía "reza" "encomiéndate a Dios" y yo, intentaba decir el Padre Nuestro en voz alta:

- Pa... Puta madre. Pa... Puta madre. Pa... Puta madre. Pa... Puta madre.

Nada me salía más que el "Pa" del Padre Nuestro y luego, la expresión del miedo: "Puta madre".

Finalmente, el avión se estabilizó y lo que quedaron fueron las risas. Las cuales habían estado durante la escena de miedo y despedida de éste mundo. Risa de nervios, supongo. Juré no volver a subirme a un avión. Promesa que deshice dos días después, con miedo, pero la deshice.

Pasada la crisis, comenté que no me apenaba que no me había podido salir la oración que pretendía hacer. Lo pensaba, deseaba hacerlo, pero los movimientos del avión me sacudían pensamiento, memoria e historia, se venía abajo el plan y me salía solo: puta madre. La Dena sugiere que me entrene en la inconciencia para al menos decir "Santa Madre" y así, si en la siguiente si me toca entregar el equipo, moriré invocando a la Madre de Dios.

Sea así pues. Aires!!! Pa... Puta madre!!

5 comentarios:

  1. Que la vida nos de días intensos más seguido.

    Si hubieras tenido un vuelo "sin percances" no nos habrías regalado esta entretenida pieza. Egoistamente, yo gané un buen rato leyendo sobre tu aventura.

    ResponderEliminar
  2. Nada de egoísta! Leer mis puccaventuras es la acción más entregada que pudiste haber hecho los pasados minutos. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Pucca, perdoname uqe se me cayo tu blog de mi lista con los cambios de plantilla, pero ya te tengo recuperada y ahora voy a leer todo lo que me perdi!! Feliz Año! Y no te preocupes por los aviones... tienen vida propia, y cuando nuestra hora llega, llegara donde quiera que estemos...

    ResponderEliminar
  4. Uuuuuuts, de verdad que nos divertimos el fin, pero sin duda alguna el vuelo se llevó los reflectores. ¡Sentí picos, mana, fue horrible! Lo bueno es que estaba con mis amigotas y no podíamos parar de reír como tontas al borde de la muerte.

    Te quiero

    ResponderEliminar
  5. La risa ante la tragedia fue lo que caló a los compañeros de viaje!!! Que manera tan linda de morir! Lo bueno es que sólo fue un ensayo. Para la otra si sacamos la del IFE y la mordemos jajaja.

    ResponderEliminar