El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

28 enero 2010

2

Soltería a los 35

Las historias aquí contadas son producto de mi imaginación, pero sobre todo del lector. En realidad aquí no hay letras, estas son imágenes subliminales que lo llevarán a comprar medio litro de helado de chocolate, que lo ayudará a olvidar lo aquí imagino.

Resulta que tener 35 años es maravilloso. Como mujer ¡Uff más! Es una edad donde se tienen amistades bien consolidadas, donde los hermanos se vuelven compas. Nosotras dejamos de ser ingénuas y ya sabemos que el mundo no es color de rosa, pero que si nos empeñamos lo podemos poner hasta fushia, si eso quisieramos.

Yo estoy en esa edad y empiezo a descubrir lo que es tener 35 años. El martes pasado, me presenté a una entrevista de trabajo... más de 4 años fuera del mercado laboral, primero por incapacidad médica y luego por irme a vivir poquito antes de China.

Me ahorro los detalles de la entrevista pero comparto la sensación chingona de sentirme otra vez en acción. Hablar de logros pasados y de conocimientos técnicos que ahí siguen en mi cabecita, que no se borraron por falta de uso o por dar espacio a nuevos conocimientos. Me sentí lista para volver... me tomó cuatro meses, pero finalmente ya estoy lista.

El miércoles tuve una cita que me tenía, no angustiada, sino lo que le sigue. Fuí a buscar alternativas. Después de batallar varios años con un asunto llamado endometriosis y sus respectivas idas al quirófano, me enfrento nuevamente con ésto. El doc en turno dice:

- Es riesgoso volver a operar tu único ovario. Mejor consíguete una relación estable en menos de tres meses. Vienes te operamos y te embarazas.

Todo sería maravilloso si yo no estuviera en pleno tratamiento por dolor crónico en mi espalda. ¡No, esperen! No está de todos modos maravilloso eso de que te manden a buscar novio cuando aún ni firmaba el divorcio.

Ahí estaba yo sin saber que camino tomar: uno el riego de perder el ovario y con el la fertilidad, y darle la bienvenida a la menopausia a los 35 años. Otro, operarme y si todo salía bien, embarazarme de nadie, tener un hijo yo sola, justo ahora que estoy desempleada. Imposible tomar ese camino, porque mi cuerpo necesita pastillitas que no aguanta ningún bebé. Entonces ¡Ah, si!¡Claro! me agustié, huí y lloré, y así, muchas veces.

El miércoles hice algo al respecto, fuí a una clínica de fertilidad y esas cosas, a que me dieran una segunda opinión. Efectivamente, ahí estaba la endometriosis otra vez de chismosa, también dijeron que no era "nice" una cuarta mi micro cirugía en ese ovario. Dijeron otras cosas más que me dan tiempo.

Tiempo para estabilizar mi vida. Tiempo para pensar en si quiero tener un hijo. Tiempo para encontrar la manera de ya no necesitar medicina para el dolor. Tiempo para tener una pareja. Tiempo para ahorrar.Tiempo, tiempo, tiempo. Cuando las cosas no se solucionan, tener tiempo, al menos, es... tener tiempo.

Algo chído y algo menos peor... supongo que eso nos da una buena semana y todo, a los 35 años.

2 comentarios:

  1. Que bueno que fuiste por tu segunda opinión y que puedas pensar las cosas con calma, por otro lado considero que a los 35 aós las mujeres alcanzan madurez en todos los aspectos, y aún son consideradas jóvenes, por eso lo que comentabas de que aún atraes chavos más jóvenes, me da gusto que seas así de reflexiva y compartas algo de ti en el blog :D saludos

    ResponderEliminar
  2. Pucca con modo irónico ON. El tiempo es, precisamente, lo que a veces no se tiene. Animos. tenr hijos hoy en dia no es tan importante. Si no vienen de Paris, vendran de China...

    ResponderEliminar