El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

27 febrero 2010

1

Nana musical

Se que ya no tengo ni derecho

a proclamar lo que te extraño

mi juicio queda invalidado
porque tu ausencia ya no es pecado.

Edgar Oceransky - Te echo de menos








Es canción la escuché por ayer, cuando volvía a casa después de clase del diplomado. Las primeras letras, las que transcribí, me hicieron pensar en una persona, me hicieron sentir lo que muchas veces he sentido: que alguien escribió, que alguien cantó, que alguien sintió, lo mismo que yo sentía en ese preciso momento. Volví a pensar que la vida misma es un soundtrack, cosa que creo que ya lo había dicho aquí. Al terminar la canción, la última estrofa que me llevó a pensar en alguien más. Y ahí si, me ganó la risa, jajaja.

El resto del camino a casa fue recordar las canciones que están ligadas a algún personaje del film de mi vida. Desde la que bailé cientos de veces quesque porque era mi canción, que decía"amiga tuuu la misma de ayer", hasta "chiquitita dime por qué" que es como el himno del recuerdo de un amoroso padre con su chiquitita.

Hay un par de melodías que siempre serán, para mí, canción de vals de boda, aunque sólo una haya llegado a ser realidad. Está "living la vida loca" que acompañó el viaje a Acapulco o "Sexo, pudor y lágrimas" que no me recuerda nada por la canción misma, sino porque ésta me recuerda la película y la anécdota de que la vi tres veces, en la misma semana, con distinto acompañante. Después de muchos años de tener novio, estaba yo soltera y sin "entrenamiento" de cómo decirle a alguien que me buscaba, que ya había ido a ver esa película con otro alguien que también me buscaba. En fin, volvamos a la música.

Decirle a mi ipod que ponga canciones aleatoriamente es como la ruleta rusa pero en montaña rusa emocional. Canciones me llevan y me traen, me alegran por recordar buenos momentos, y me entristecen por ello también. Canciones, siempre canciones... dime una época de mi vida, un personaje que me acompañó en algún momento y ¡seguro tendrá su canción!

Esta semana, en especial, tendrá su histórico soundtrack. Estuve ayudando a cuidar a tres niños, los de La Toña, recordaré que uno amó escuchar "Wanna Be Startin´Somethin´" y que cada trayecto pidió que la pusieramos. Otro pedía "Love Today"igualmente, a penas se subía a mi coche. La conciliación la logré con "I gotta felling" con la que los tres cantan y bailan olvidando si van o vienen de clase vespertina.

Nunca es estar sola, nunca es estar en silencio, nunca es ahogarse en lo no dicho si hay la perfecta selección de música a tu alcance.

Y me da rabia
pensar que este desconsuelo
se pudrirá en el silencio

sin cantarlo.


1 comentario:

  1. Ay, y qué bonito y qué fortuna que la música nos acompañe. La vida sin música sería un error (y un desperdicio).

    ResponderEliminar