El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

04 julio 2010

4

Va de nuez

"Si no hay escritos nuevos en este blog, es que algo traigo". Fue lo que le dije hace unas semanas a un amigo. Ese día, contaba yo, que aquí suelo escribir mis reflexiones, quejas, dudas y demás cosas que buscaran un lugar en las letras. Pero que, por los tiempos vividos, a veces no era prudente escribir, hacer público, algunos asuntos.

Este blog lo leían y he de suponer, que de pronto lo leen, amigos y familia de mi ex esposo. En un acto de respeto a ellos, me abstuve de escribir hechos y, sobre todo, mis percepciones de todo lo que pasó en este año. Finalmente, una separación es dolorosa y siempre tendrá dos versiones. Sin planearlo así, hice un luto literario, en donde Pucca podía hablar de divorcio, pero sólo enfocada al bienestar futuro, nunca desde esos momentos "down" tan normales en estos casos.

Ha pasado ya un año. Un año sin vivir con esa persona con la que compartí más de 9 años de mi vida. Doce meses de revoluciones, que iban desde lo sentimental del momento, recuerdos del pasado, y miedos al futuro. Revoluciones no escritas aquí pero que de alguna manera mis lectores sospechaban. Batallas internas y de dos, que quedaron guardadas en la privacidad, donde deben estar. El amor y la felicidad se comparten, mientras las separaciones llevan la procesión por dentro.

No hay reglas que digan cuánto debe de callarse sobre una nueva vida, mientras duelan las expectativas rotas. Cada quien lo sentirá y yo lo siento hoy. Mi respeto a Lucas y todos los suyos no desaparece si anuncio que vuelvo a empezar. Reinicio el sentido integral de mis escritos. Pase lo que pase en mi vida, quiero que tenga la posibilidad de ser escrito aquí, sin algo (prudencia, temor, etc) que limite mi ejercicio literario.

Habiendo dicho ésto, iré haciendo ejercicios de letras, donde el pasado sea auténtico pasado y yo escriba libremente sobre ésta nueva etapa de soltería. Es mi decisión escribir porque me retribuye, lo disfruto y me libera. Así que, así como soy, así como parezco ser, que quede asentado aquí, que si a alguien le parece incómodo leer lo que ahora es de mi, que deje de consultar mi blog y así todos en paz.

En buena vibra, seamos bienvenidos todos con su todo integral. Y los que aún no estén preparados para un nuevo comienzo, que encuentren blogs de su gusto y elección.

4 comentarios:

  1. Welcome back. Pleased to read you.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me parece delicado este tema. Nunca debemos olvidar que todo lo que publicamos es tal cual eso: público. Eso significa que no podemos obviar a nuestra audiencia. El problema es cuando nuestra audiencia nos hace autocensurarnos, porque no queremos sacudir conciencias o herir susceptibilidades.

    Tu post se me hace súper adecuado. Creo que justo quedará en el lector la decisión de qué está listo para leer y qué no. Y en ese sentido, creo que también debemos responsabilizarnos de la información que nos metemos a la cabeza.

    Espero que tengas lectores dignos de tu blog, que logren entender lo que aquí se dice.

    Besos pa ti.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta esa actitud, escribe lo que quieras pues eres libre, me uno al club pues yo también me he sentido un poco inhibida para expresar mi temática bloguera. Te mando un abrazo y beso sanador!

    ResponderEliminar