El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

01 agosto 2010

1

Cocinando esperanzas

A veces, dormir ayuda a escapar. Otras tantas, el peso de las cosas es tanto que hasta a Morfeo cansan y éste sale huyendo, se esconde y no hay manera de encontrarlo. La música ayuda a bailar la mente lejos de lo que la perturba, sin embargo, también engancha con algún acorde o palabra aquello de lo que quiero alejarme.

Escribir, cocinar y escuchar música, todo al mismo tiempo, es la mejor combinación que he descubierto hasta el día de hoy. Una pasta se coce, empieza a emitir olor... la música toca aleatoriamente y yo aquí frente al teclado describiendo mi realidad tratando de no mencionar mis preocupaciones.

Sin embargo, son ellas las que me hacen querer dormir, bailar, cantar, cocinar, escribir... correr. Nada que no le pase a alguno de mis lectores. Nada que no me haya pasado a mi misma antes. Pero nada, también, en la mezcla de factores de lo que hoy soy y donde estoy.

Yo estoy más plantada de lo que estado en casi cinco años, de eso no hay duda. Pero la vida tienen sorpres siempre, para ti y para mi. En mis rollos propios de lo que soy, todo manejable, nada de gravedad, vienen los de batas blancas a repetir esa palabra que ha sido una piedra en el zapato familiar.

Podríamos ser las menos susceptibles al temor. Podríamos ser las que no se romperían al escucharla. No sé mis hermanas y mi madre, pero yo no. No me pasa lo que esperaría que me pasara. Esa palabra tiene toda una carga emocional, un montón de preguntas y un montón de lágrimas.

Pero hay que hacerle frente desde cero, sin historias y al mismo tiempo personalizado. Mi mal sobreviviente parte objetiva cree que mi abue va a estar bien dependiendo de lo que decidamos y mostremos el resto de la familia. Alimentaré esta parte y mandaré al baúl a esa serie de escenas que me persiguen desde que volví a escuchar la palabra.


Respiro y terminaré de preparar la pasta, que espero me quede "al dente" y esté deliciosa, mi cuerpo y mi alma necesitan recibir alimento... porque ¿qué más puede ser la esperanza, sino un alimento para el alma? De esa quiero porción doble.

1 comentario:

  1. Hola! siempre duermo para escapar de las cosas \m/

    Me llamo Ana María y soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me gustó mucho su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Le cuento que me encuentro construyendo alianzas con webs amigas para así atraer más visitantes y poder hacer más conocida mi web. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

    Si está de acuerdo. Hágamelo saber.

    Suerte con su web! :)
    Ana María

    ResponderEliminar