El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

01 diciembre 2006

3

El SIDA y yo

El problema es demasiado grande. El SIDA mata dolorosamente, no tiene cura, el tratamiento es muy caro, los servicios públicos no tienen la capacidad para tratarlo.

Hoy, viernes primero de diciembre del 2006, como cada año, desde hace algunos, se celebra el Día Mundial de Lucha contra el Sida. Aunque, tengo mis dudas de si realmente es una celebración. Supongo que se celebra el hecho de que haya una lucha. El listón rojo se ve hoy en mucha solapas. Organizaciones de todo el mundo dan cifras. Se publican proyecciones de avance de la enfermedad en los próximos años. Todo esto, con sabor amargo. El SIDA avanza cada día más a pesar de investigaciones, cifras, colectas y campañas informativas. El SIDA avanza a pesar y, por, nuestra indiferencia.

Todo empieza en la familia y en la escuela, según mi teoría. Ahí el chavo debe conocer los riesgos de salud. Debe saber, además de ubicación de la hipófisis, cuestiones básicas de sexualidad. De su descubrimiento. De lo que pasa, se siente y se piensa en ese proceso.

Luego y casi junto, viene el asunto del alcohol y las drogas. Estos dos problemas de salud publica tienen por si mismo un gran peso. Por si mismos cobran vidas. Solitos destruyen familias y provocan otros problemas de salud. A pesar de esto, la preocupación aumenta, al concluirse que quienes abusan del alcohol y drogas, están más cerca del contagio que los que no lo hacen. Porque bajo la influencia de ambos, el chavo puede perder conciencia de sus actos. Y, en el caso de las drogas inyectadas, éste comparte jeringas y con ello aumenta el riesgo de contagio.

Entonces está la familia, la escuela, el alcohol y las drogas. Por un lado, sino se cumple con lo que enuncio arriba, hay riesgo de contagio, por desconocimiento. Por otro, hay riesgo de contagio, por efecto del abuso del alcohol y las drogas. Los dos concluyen en sexo no seguro, en riesgo. Y este, por desgracia, puede llegar al contagio.

Y no se cierra ahí mi preocupación. De ahí en adelante, es la batalla del joven o quizá ya, del adulto. Su enfrentamiento con ser seropositivo. De su capacidad de introspección. De los recursos de familia, sociedad y atención médica. De la información de la familia. De la postura de la sociedad ante el VIH. Demasiadas variables de las que ya hemos escuchado historias. Discriminación familiar, laboral y social. Todo mientras la salud de una persona se desborona. Creo que nadie desea para si una historia así. Estar enfermo, verse solo, rechazado y con la seguridad de que la muerte vendrá.

Todo este rollo es para ordenar las ideas.

- En la familia y en la escuela es vital la prevención. Informar hasta el cansancio. Lo que es el SIDA, lo que hace en el cuerpo, los riesgos de contagio y con ello, los no riesgos de contagio.

- En las estrategias para prevenir el abuso de alcohol y drogas, incluir insistentemente el tema del SIDA. Que sea una razón más para evitar su abuso. El mismo argumento puede usarse ya, en los tratamientos de dependencia de ambos.

Si lo sé, también existe el riesgo por tener varias parejas sexuales, por pertenecer a grupos de riesgos, por el uso no adecuado del preservativo, por riesgo profesional, por recibir donación de sangre infectada, etc. Pero no me voy a meter a cada uno de ellos. Quiero hablar solo en los jóvenes que se infectan por tener sexo no seguro.

Se quienes me leen, y se que es un espectro amplio. Con todos, quiero compartir mis conclusiones. Todos formamos parte de una familia, muchos están formando una. Todos tenemos un círculo social. Y, por fortuna, unos están en un ambiente de educación.

Tengo la ilusión de que si asumimos nuestra parte en el problema, podemos hacer la diferencia. Nuestra única trinchera es informarnos e informar. Estar preparados informar, para prevenir y, también, para convivir con quienes estuvieran infectados. Saber que dar la mano no es un riesgo. Saber que mi hijo puede tener un amigo que este infectado. Ser parte de una sociedad que sea un apoyo para quien, por desgracia, adquiera este mal.

Yo quisiera que el primero de diciembre del 2007 sea una verdadera celebración. Que yo, mi familia y mi mundo, celebremos. Estemos con la conciencia tranquila porque somos expertos en el tema. Porque transmitimos la información. Porque hablamos de SIDA entre amistades. Porque propusimos que se hablara del tema en las escuelas. Porque derribamos prejuicios que había construido la ignorancia.

Es tan poco por hacer y, a la vez, tanto impacto que tendrá. Una ciudad con menor índice de contagio implica un menor riesgo para mi y los míos. Que se celebre hoy que hay una lucha, que ya tendremos 364 días para luchar de verdad.

3 comentarios:

  1. Hola hija, realmente me sentí mal al leer tu escrito en donde extrañas una respuesta y si la extrañas es porque la necesitas, si bien es cierto que escribes por placer o porque necesitas escribir y te atreves a compartir con las personas que te amamos, tus pensamientos, tus paseos, tus gustos, tus miedos, tus temores, ha sido egoísta de mi parte únicamente disfrutarte y decir para mí, estoy orgullosa de mi hija, entre otras muchas cualidades que tienes, la asertividad es algo que caracteriza tu comunicación, esa comunicación que hace pensar, que hace reflexionar, que hace sentir, porque sale del corazón y eso es un regalo de tu parte, yo quiero pedirte una disculpa, tu sabes que te amo, que te admiro, que me gusta como eres, que me gusta lo que haces, pero lo que se nos olvida es que tenemos que decirlo.
    Hija, Pily gracias, muchas gracias a veces río, a veces lloro, cuando leo tus notas, pero todas me hacen sentir cerca de ti.
    Te amo. Tu madre

    ResponderEliminar
  2. Hola hija, realmente me sentí mal al leer tu escrito en donde extrañas una respuesta y si la extrañas es porque la necesitas, si bien es cierto que escribes por placer o porque necesitas escribir y te atreves a compartir con las personas que te amamos, tus pensamientos, tus paseos, tus gustos, tus miedos, tus temores, ha sido egoísta de mi parte únicamente disfrutarte y decir para mí, estoy orgullosa de mi hija, entre otras muchas cualidades que tienes, la asertividad es algo que caracteriza tu comunicación, esa comunicación que hace pensar, que hace reflexionar, que hace sentir, porque sale del corazón y eso es un regalo de tu parte, yo quiero pedirte una disculpa, tu sabes que te amo, que te admiro, que me gusta como eres, que me gusta lo que haces, pero lo que se nos olvida es que tenemos que decirlo.
    Hija, Pily gracias, muchas gracias a veces río, a veces lloro, cuando leo tus notas, pero todas me hacen sentir cerca de ti.
    Te amo. Tu madre

    ResponderEliminar
  3. Hija, muy bien, tu programa de prevenciòn es muy bueno, el problema con la prevenciòn en nuestro paìs se queda muchas ocasiones en el discurso, acuèrdate que algunos años tuve a mi cargo los Programas del Prevenciòn del IMSS y no se destinan los recursos necesarios para la prevenciòn, que es la màs barata de las intervenciones en salud.
    Pero si todos ponemos un granito de arena, como lo estàs haciendo tù, las soluciones se hacen posibles.
    Espero tu artìculo sobre la Toma de posesiòn del Presidente Constitucional (de verdad) de Mèxico Felipe Calderòn Hinojosa

    ResponderEliminar