El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

05 mayo 2007

2

Siete meses





Lo reconozco, en la última semana intenté dos veces escribir y no pude. Hay tanto en mi cabeza, en mi días, en mi presente que de plano un blog no tiene las dimensiones necesarias. El lienzo de mi alma, el de verdad, si carga con todo. Haré un humilde intento, con la promesa de no desistir. Aún, cuando los resultados no me satisfagan.




Choque cultural


Antes de hacer este viaje, mi hermana me recomendó leer acerca de los choques culturales, y sí, leí, y sí, me ayudó mucho. Pero tengo que reconocer que tuve un choque que no preví.


Tengo compañeros de clase de varios países: Colombia, Japón, China, Yemen, Italia, Irán, España, Ucrania y Turquía. Creo que hemos hecho un buen grupo, aunque algunos más integrados que otros. Somos en mayoría, mujeres. Los hombres son de Yemen, Irán, Ucrania y Turquía.


Atinadamente, nuestro profesor nos invito a armar nuestras reglas para las clases, entre no fumar, no pegar y mucha otras, hicimos énfasis en la necesidad de respetar las diferencias culturales, asegurarnos de no ofender a otro compañero.


El género y las nacionalidades, en su conjunto, de pronto crearon situaciones un tanto incómodas. Empiezo con Irán. Se llama Berham, tiene 10 meses en Inglaterra, ahora trabaja como auxiliar de contador. Tal vez tiene unos 30 años. Durante dos semanas tal vez cuatro veces por día, este chavo hacía bromas sexistas. Mientras trataba de resbalar sus comentarios con historia de su cultura, el ser se volvió realmente desagradable. Yo trataba de entender su cultura, y no me atrevería a criticarla, pero ¿él sabía de nuestra cultura? ¿solo nosotras teníamos que entender su cultura, pero el no?


Un día, cuando tuve la oportunidad hablé con el. Me tachó de feminista ¡uts! Se mofó y, frente al profesor y compañer@s, trató de restarle valor a lo que le dije. Para exposición de él mismo, el resto del grupo, aunque asombrados, le confirmaron lo que yo le había dicho. Sus comentarios eran una constante muestra de racismo hacia las mujeres. Reporto, con gran orgullo, que tres días después de ese día, el no solo ha dejado de hacer ese tipo de comentarios, sino que se muestra intrigado por conocer sobre lo que pensamos.


Los otros, son dos chavos jóvenes, tal vez entre los 21 y 25. Llegaron a Birmingham buscando establecerse aquí. Son, quizá, los más avanzados en vocabulario, sin embargo su pronunciación árabe es difícil de entender. Vienen de Yemen, al sur de Arabia Saudita. El problema con ellos es la proxémica. Ya con los chinos había sentido invasión a mi espacio íntimo, y ¡lo entendí! Los chinos son tantos que están acostumbrados a estar uno encima del otro. Pero sinceramente con ellos no logro entenderlo aún. Al menos no como algo propio de su cultura. A dos días de clases, hablando ponían su mano “distraídamente” en la pierna de alguna mujer, o simplemente se acercaban tanto que se encimaban a alguien. Esta fue una razón, por la que mis compañeras se mantengan alejadas de ellos y además, los rechacen hasta para hacer algún ejercicio de clase.


Intrigada leí sobre Yemen, los yemenitas y nada!!! Nada justifica su actitud. Hasta el momento tengo solo una teoría. Aquí han descubierto que no es penado tocar a una mujer, se le pude tratar como amigo, quizá se puede aprovechar en tocarle la pierna y no pasa nada. Reconozco que mi teoría se sostiene en dos palillos finos y que, tal vez, está cargada de ignorancia. A veces, he platicado con ellos, y me he mostrado amable, incluso, les he hecho comentarios sobre que algunas culturas no aceptan la mano de nadie en la pierna de nadie sino hay una relación muy cercana.


Tal vez por eso el viernes tuve el choque cultural más fuerte de la vida. En un ejercicio estábamos parados frente a frente, uno de ellos y yo… se trataba de practicar frases propias de los ingleses… En algún momento simulé despedirme y me di la vuelta… El en su intención de despedirme me dio algunas palmadas en la espalda “como encaminándome”. Sintiendo ligeros empujoncitos, volteé y le dije “no me empujes por favor”, a lo cual el respondió con enorme carcajada y una palmada en mi hombro izquierdo. Digo palmada porque estoy segura que era su intención. Sin embargo, esa acción me hizo tambalear y agachar medio cuerpo. Un tanto sorprendida le dije “no me pegues, no esta bien para mi cuello” y cuando estaba a punto de repetir la acción, le dije “no me toques” pero, esta vez, muy asustada. En ese momento el profesor intervino y le dijo con voz enérgica “no la toques”.


He repetido varias veces que si yo tuviera un cuello de acero (no literal como ahora, sino en sentido figurado) me hubiera enojado mucho por la invasión a mi espacio íntimo y por supuesto, por la agresión. Pero no, no me enojé, me asusté mucho, me sentí indefensa, me adoloré, entristecí, un día bueno se convirtió en uno no tan bueno. No tuvo intención de lastimarme y no vivo en una cajita de cristal, ni quisiera vivir en ella, así que supongo que hay estos riesgos en la vida. Por fortuna, un rato de compresa caliente y relax fue suficiente para olvidar física y emocionalmente el accidente.


Con el ucraniano las diferencias han sido mucho más leves. El wey dice “vamos por café”, “siéntate”, “escribe” ,así, tal cual… a lo que yo me reí y le hacía cara de "¿es a mí wey?". A los pocos días, Lodo,la italiana y yo lo apodamos “Lord bossy” (señor mandón). Por suerte de todos, hace unos días leímos en clase que, por sus regiones, la gente no se usa el "por favor" y el "gracias". Supongo que no le quitaremos el apodo, pero, si alguien se había sentido ofendido, pues ahí tiene la explicación. Y lo de wey, no se lo quito, porque ya es mi amigo y pues ya… el wey se le queda.



Batalla de Puebla


La sociedad mexicana, organizó una fiesta para celebrar el 5 de mayo. Y el 5% de los asistentes éramos mexicanos, el resto, amigos de los mexicanos. Invité a mis compañeros de clase… fueron Yoli, Oleg y Behram. España, Ucrania e Irán. Tengo la impresión de que fue todo un éxito, todos nos divertimos, bailamos… Lo que encontré un poco difícil fue traducirles algunas canciones…. Oleg decía que le gustaba la canción de “La tortura”, que ¿qué decía?… Behram estaba intrigadísimo en por qué la euforia de los latinos ante la canción de “Puto” de Molotov, uts!!! JL también invito a sus compañeros, lo cuales estaban intrigados en conocerme ¿por qué? Ni idea, pero todos decían lo mismo. Eso si muy amables todos. Estaban los otros mexicanos, los cuates, con sus amigos chinos, chilenos, colombianos, ingleses, rusos, iranís, ¡en fin! un evento internacional festejando que le ganamos al mejor ejercito de aquellos tiempos.



Monografía


Ah si!! Mucha fiesta y mucho inglés ¿y mi trabajo final de la maestría? Ahí va… va en mi mente, he revisado una impresionante cantidad de libros, tengo muchas notas, fichas bibliográficas, pero nada, ¡nada! Escrito. Sino me equivoco debo escribir 100 páginas. Lo que significa que si debo finalizar el trabajo el 10 de junio, de aquí en adelante deberé escribir unas 3 hojas por día ¡tres! De teoría, de ideas ordenadas, de referencias… ¡Ajá! ¿y el sol? ¿y la vida social? ¿y nadar? Ya sé la vida y los días tienen prioridades, pero todo este mes he esperado el momento brillante de mi cabeza para sentarme a escribir, ¡y nada! Nada que llega.


El plan B es obligar el momento… según mis biorritmos, me faltan unos 7 días para estar en mi mejor momento intelectual, pero, en dos días estaré en lo mejor de mi aspecto emocional y físico. Así que, aprovecharé, quizá no tendré las mejores ideas pero tendré ánimo y bienestar para trabajar. No se diga más.



Planes


Mañana tenemos fiesta en casa de Mayumi, la cual ya no es Ekaterina, sino Lucy ¡uts! La historia es larga, pero resulta que en mi clase inglés me apodaron Lilu, entonces le platicamos a Mayumi y ¡zas! Cambió de nombre. Bueno, pues la fiesta es porque el próximo día 14 se va, por un mes, a Japón. Entonces la vamos a despedir. Vamos Ting, Sherry y yo con nuestros maridos.


Soy una perezosa y a las fiestas siempre llevo nada más tequila, así que ahorita estoy preparando mole. ¡ujm! Es doña maría, pero yo le estoy dando vueltas. Le he puesto tanta azúcar para que no pique tanto, que se me antoja más para betún de pastel que para burritos de mole. Si alguien sabe la receta indicada para preparar mole para orientales y me la puede decir antes de mañana, se lo agradecería en el alma, porque aún con toda el azúcar, el %$#%## sigue picando.

El lunes es día de fiesta, o sea, no clase. Lodo y Yoli dijeron que nos viéramos en el centro para pasar la tarde en tiendas o haciendo cualquier cosa. ¡Ash! ¡Está bien! Sólo porque ellas no conocen, voy a ir, será mi acción samaritana de la semana. ¡Total! Si es día de fiesta ¿Qué le vamos a hacer?



PD en dos días cumplo siete meses de estar aquí... siete meses...siete!! el número!!! Según Oscar ya debo empezar la búsqueda para ejercer mi derecho a la maternidad justo en este mes. ¡Ay Oscar! ¡En qué trifulcas me metes! La respuesta sigue siendo la misma... no, por el momento, hasta encontrar lo tan añorado.


2 comentarios:

  1. NO PUSHING!
    I belive que se pasó de lanza el wey. El amigo iraní, creo que por su cultura, debería tener mas disposición a reservarse esos comentarios para si;
    Ahora, no sé si en algún momento les comentaste el asunto de tu cuello, digo nomas para tomar precauciones.

    Te mando Saludos, muchos y a JL tambien. Dile que se conecte al messenger a ver si chateo con el algún día.

    ResponderEliminar
  2. Pilarica
    Como siempre encantada de leerte y eso que no estas inspirada, tu sigue escribiendo y nosotros disfrutando, ya te mande por mail el tip del mole espero lo leas a tiempo, y por cierto a tu amigo irani me lo lleve entre las patas era el de yemen el ca... lo que no me quedo muy claro fue lo de la maternidad???
    Te quiero
    Kegel

    ResponderEliminar