El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

23 mayo 2007

1

Esta humanidad


Ay caray!!! ¿Por donde empiezo? Tengo pocas palabras en mis dedos, ninguna idea clara en mi mente, pero quiero, debo escribir. Para satisfacción mía, he recibido reclamos por la ausencia de mis delirios. De entrada, no panda el cúnico, mi salud es buena, al menos la física lo es.


Hace doce días que no me digno a escribir para mí o para mis lectores. Soy de lo peor revuelto con lo de la calle, lo sé. No tengo pretextos, ni siquiera, he avanzado en mi monografía. Lo único diferente que he hecho en estas últimas semanas, es que mi vida social se amplió.


Hay novedades desde mi último escrito… el pequeño Harry siempre no va a Irak, parece q se le hicieron chiquitos, los bunquers, donde se escondería. Un día de éstos nos lo encontraremos, servidón, maldiciendo aquellos que cuartaron su sueño de ver morir pelirrojos británicos en su nombre. Al menos, durante este tiempo, cuando se discutía su partida a la guerra, logró robarle cámara al desangelado de su hermano mayor, cuyo último mérito nacional fue mandar al diablo a su novia por teléfono.


La cuenta, con día de la madre incluido, ya supera los 1000. Mil personas que no me leerán jamás. Mil mexicanos que no votarán en las próximas elecciones. Mil encuerados menos sin encuerar en el zócalo. Mil familias que pasarán la navidad del 2007 viendo, al menos, una silla vacía en torno a su mesa. Dos mil ojos que no volverán a llorar de dolor o esperanza. México tiene menos mexicanos. La policía menos policía. El ejército menos ejército y, los que no tienen madre, ¿tendrán menos madre hoy?


Acabo de recibir un correo de mi querida amiga… me cuenta sobre un reportaje donde entrevistan a mujeres que encarceladas sufren algo más además de la privación de la libertad, el abandono. También me habla, en su correo, sobre la teoría de que si se acabaran los consumidores de drogas, se acabarían los distribuidores, los sembradores, los fabricadores y por supuesto los narcos. Si, estoy de acuerdo, pero ahí es donde la puerca tuerce el rabo. ¿Cómo hacer para que esto pase?


Un par de veces he estado en conversaciones acerca de consumo de drogas y para sorpresa mía, causo sorpresa. Les es difícil creer que nunca he probado un churro, coca o una tacha. Neta!!! Les digo. Y luego hago una cara que solo yo entiendo. ¡Si supieran mis asombrados interlocutores que desde hace unos años me he metido cuanta porquería me han recetado! Mucho tiempo estuve en el viaje parecido al de un churro. Otras con alucines parecidos a la coca. Lo que si me es desconocido es un estado eufórico, como el producido por la tacha. Y la neta!! Ni ganas, con mis chochitos tengo.


El punto importante es que no es nice nunca haber probado droga. Al menos eso dijo un pendejo (lo digo así de fuerte, porque no es un pendejo cualquiera, es un pendejo mexicano). Según el, "es como decir que no comes sopa, si nunca la has probado" Si claro, ora resulta que la culpable de que haya fármaco-dependientes en este mundo, es la Kulei de Mafalda. ¡Claro! Ahora comprendo todo!!! Susanita no ama a Manolito, solo se le deja ir porque anda arribotota con las tachas. Y las alucinaciones de Felipito no son románticas, son producto de la cocaína. ¡Claro ahí está el pedo!


Les digo!!! 1001 mexicanos que no tendrán jamás ideas claras. Los de la cuenta, más uno, el pendejo anterior.


PD Decirle desangelado a Willy, es sólo para no decir, un día, que es hermoso él.

1 comentario:

  1. Pucca:

    No te sientas mal, no eres la única que piensa que tu amigo el mexicano probador de todo es un pendejo.

    Si es congruente con su filosofía, preguntale, que si le gusta tomar veneno?, o mutilarse por diversión? a ver que te contesta.

    De los mil que hablas, hay que descontar aquellos que están bien metidos en el rollo del crimen y mueren por la ley del que a hierro mata, a hierro muere. Por esos no hay que llorar.

    ResponderEliminar