El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

03 julio 2008

2

Albricias mañaneras


Nueve veinte de la madrugada. Suena mi teléfono. ¿Es una llamada o es la alarma? A estas horas es difícil saberlo. Por fortuna, dos neuronas logran descifrar que si la pantalla muestra un teléfono y, no una hora, es que es una llamada.

No sé si respondí con un ¡bueno! o un ¿hello?.... ahí sólo llevaba dos neuronas despiertas, conforme pasaban los segundos, se corría la voz en mi cerebro, que habría que poner atención, algo importante me decían del otro lado de la bocina.

Seis minutos después de iniciada la llamada, ésta, concluyó.

Pocas veces una llamada que me despierta me deja tan contenta, tanto que no regresé a la cama. La que me habló fue Mary quien se presentó como mi terapista. ¡Mi propia irish terapista! Me citó para el lunes 7 de julio a las 3:30 pm (creo que me escuchó tan dormida, que se compadeció de mí y no me puso en la mañana).

¡Esta es una buena noticia! Mi doctor cumplió su palabra y me transfirió a terapia física. Irlanda ya me gustaba, ahora ,la empiezo a querer.

2 comentarios:

  1. ¡¡Orale!! como dijo tu mamisuegra: algo bueno viene para uds. porque si tú estás bien JL también. Por cierto: dile que lo quiero.....pero díselo al oído pa´que sienta bonito.

    ResponderEliminar
  2. Super!!!... eso si es despertar bien, con una llamada que nos dice: te voy a ayudar, aqui estoy.. Gracias Dios por mandarme decir que me quieres, aunque estaba medio dormida lo escuché!... jijji... Que lindo!.

    ResponderEliminar