El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

16 septiembre 2008

3

Ironías de la Historia

A que los colonizadores, hace 200 años, no planearon ésto. Apuesto que, en medio de la invasión de su propio país y escuchando que unos insensatos declaraban la Nueva España independiente no imaginaron los hechos de hoy.
Doscientos años después, en plena plaza del Pueblo Español -magnífica representación de la arquitectura de cada rincón de España- en Barcelona, otros insensatos, festejaríamos y replicaríamos el grito que declaró el México Independiente.
Ironías de la vida. Es como ir a festejar a la antigua hacienda, la repartición de tierras que pertenecían a ésta. Aunque claro, miles de años esa tierra perteneció a varios pueblos que fueron unidos en la colonia y se unieron más aún para volverse independientes.
A mi me hace mucha gracia imaginar ir a ese pasado y decirles a aquellos que se espantaban por la Independencia de México, susurrando al oído: calla, luego hasta les daran un espacio aquí en tu propia patria, la Madre Patria, para que vengan a comer tacos, tostadas y tamales, y festejen este día.
Fue una noche maravillosa, con comida, chelas y tequila. Buena música y Mariachi. Por supuesto, muchos ¡Vivas! y el Himno Nacional.
Que lejos estoy del pueblo donde he nacido,
inmensa nostalgia invade mi pensamiento,
al verme tan sola y triste,
paloma al viento,
quisiera llorar
quisiera morir
de sentimiento.

3 comentarios:

  1. Mor! Me perdi el festejo! Estando aqui en el pueblo nordico y mas aun en la Universidad de Turku, no escuche nada del festejo de mi pais. Apenas cuando me di cuenta. solo me quedan los recuerdos de mi mexicanidad, que claro que orgulloso estoy. Al menos ahora se que tu estuviste representando a nuestra familia en tan importante festejo. TA

    ResponderEliminar
  2. Pues Feliz Dia de la independencia, aunque un poco tarde! ¿gritaste mucho?

    ResponderEliminar
  3. si si ahí estuve en representación de nuestra familia!!! Claro que grité!!! Muchos Vivas!!! Canté rancheras y bailé con la tambora.

    ResponderEliminar