El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

21 septiembre 2008

2

Los baños de Barcelona

El primero fue hace dos años. María Joaquina y la Livi me previnieron de los riesgos. Era chico y con un escalón pequeño para entrar a la ducha. Ya dentro de ella había que mantener el equilibrio. Para salir, había que tomar medidas extremas antes de cantar victoria y declararse sana y salva.

Acordamos que mientras yo me duchara, dejara la puerta abierta, por si llegaba a azotar, entraran pronto los primero auxilios. Esta vez, en distinto departamento, lo volvimos a hacer.

Este baño no es pequeño, es suficientemente amplio para desvertirte y vestirte. Al entrar, hay un lavabo a mano izquierda, a la derecha, empotrados en la pared, dos grandes closets.

Al fondo a la derecha, cual piedra de sacrificio azteca, a una altura de más o menos cincuenta centímetros, está el espacio que corresponde a la regadera.

Así, sin escalón de por medio, el ser que desee un poco de purificación epidermica, necesita treparse ahí. Lograda la hazaña del ascenso el siguiente reto consiste en no perder el equilibrio. La ducha es redonda, pegada a una esquina y donde la naranja cortina no ofrece ninguna protección. Así que nada de marearse, nada de pisar mal y nada resbalarse.

Una vez que se ha logrado bañarse, hay que superar una prueba más. La bajada. En un ambiente mojado, desde medio metro de altura, sin equipo de rappel, pero con tapete de por medio y con puerta del closet como apoyo, se puede bajar con seguridad.

Eso si, la estrategia es la misma. Dejo la puerta sin seguro. Hoy, que estaba algo dopada, al concluir exitosamente el rito del baño, pensé que la estrategia estaba incompleta. Nunca acordé con María Joaquina lo que debían hacer en caso de que me diera un ranazo. Ya quedaré en algo.

Pero ese no es caso. El caso es ¿qué les pasa a los baños barceloneses? Tienen tal grado de dificultad que no me extrañaría que persuadieran a cualquiera que se quisiera bañar. Tal vez, es solo la suerte que le ha tocado a María Joaquina, pero los baños de Barcelona son dignos de relatarse hoy.

2 comentarios:

  1. Ja ja no inventes!! es bueno que lo digas amiga, pues ahora que he buscado hotel, me encuentro con comentarios acerca del baño , que son pequeñisimos!!, pero que os pasa??!! alguna seria estrategia para ahorrar agua o que?, besos!! Rous

    ResponderEliminar
  2. Jajajajja... esto si que es la primera vez que lo oigo!!

    ResponderEliminar