El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

16 mayo 2008

8

Quesque maestro


Un 15 de mayo hablé de todos las cosas que me han enseñado mis cariños de la vida, así que me voy por otro camino: los maestros que no olvidamos y, no precisamente, por su aportación académica. Bueno, algunos si, otros no. Ahí voy.

El título de maestro, así como les queda mal a todos aquellos que se la pasan de huelga, en paros y de rijosos, híjole, yo también vi uno que otro.


No me acuerdo el nombre del ser, pero se decía maestro de natación. Ahí íbamos a pata, del colegio a la alberca, tal vez unas cuatro cuadras. Siempre escoltadas por la monja tocaya mía. De entrada, el wey se ganó mi desconfianza por usar tanga para dar clases a señoritas, no era asco, lo que le sigue!!!

Haré la aclaración que, gracias a las estrategias de mi padre, de que no le gustaba que usáramos los “flotadores” de rosita fresita, mis hermanas y yo, aprendimos a nadar a muy temprana edad.

Pues en clase, usábamos tablitas para hacer los ejercicios, patada y todo. Todo bien, menos que a mi gusto el maestro se pasaba en “decir como”. El acabose fue el día que me quiso “decir como” a mí. Grité que no me tocara, salí de la alberca. Ya en los vestidores, mi tocaya trataba de “hacerme entrar en razón”. ¡Ni madres! Yo sé nadar y la técnica del maestro incluye demasiado tocamiento.. ¡no vuelvo a la alberca! Y no volví.

Por fortuna mi madre, apoyó mi postura, confiando en que la “incomodidad”, algo tan subjetivo, tenía validez en su hija de 16 años. Las vacaciones siguientes, me la pasé pegada a la tele y periódico, para hacer un trabajo, día por día, de las olimpiadas. Ese fue mi examen extraordinario. Si, me reprobó el viejo de la tanga.

Con esta historia quedó poco espacio para maestros más agradables. Aquellos que en un colegio de mujeres, de pronto nos hacían suspirar. Como el maestro de mate de primero de prepa, que era joven guapetón. O el de biología, el dentista. O el de filosofía, que traía a más de tres arrastrando la cobija, más por su forma de ser que por su físico.

Finalmente, todos aportaron algo, hasta el de la tanga. Fue la primera vez que sentí el “ojo, cuéntaselo a quien más confianza le tengas”, supe lo que se siente, el miedo, y no cedí ante las amenazas del ser y de la monja. También supe lo que es contárselo a quien más confianza le tenía confianza y que me creyeron y me apoyaron.


Para ese wey y otros más, ¡maestros! ¡la manga, que!


8 comentarios:

  1. ¡Cálmese con los maestros! O le caerá la maldición de la maestra Matienzo.

    ResponderEliminar
  2. jajajaja, no no no, yo hablo de los que no merecen ser llamados maestros, ay otros, como tunas,que hasta mayúscula deben traer en el Maestro!!!

    ResponderEliminar
  3. jajajaja uuuuyyyyyy como olvidarlos!! me encanta que me hagas recordar esas vivencias de nuestro querido colegio, cuantos maestros pasaron por ahi, sacandonos suspiros o una buena carcajada por la carrilla, gracias amigaaaaaaa!!!

    ResponderEliminar
  4. Ja ja ja ja, amigaaaaaaaa comparto todo lo que dices, el susodicho de la tanga se llamaba Oscar ja ja pero yo me puse viva y decía que cada semana estaba en mis días jajaja fué cuando la madrecita Pilar empezó con aquello de obligarnos a usar cosas raras, bueno a mí también me reprobaron y creo que las clases las suspendieron.

    ResponderEliminar
  5. Ay no que asco!!!!! no guardes esos datos innecesarios en tu cabecita!!! como te puedes acordar del nombre del wey?????

    O sea que también te tocó hacer el mega trabajo de las olimpiadas???

    ResponderEliminar
  6. Pucca... y el tipo anda suelto? seria bueno reportarlo.. viejo asqueroso... por cierto muchas gracias por tus flores en estos momentos me dan mucho animo.

    ResponderEliminar
  7. No pues si reportadísimo quedó en el cole... ya dice Mayté, que se suspendieron las clases, no solo del salón, sino del colegio entero.

    Los otros maestros si siguen libres, pero ya ni son jóvenes, ni guapos, y uno que otro ni hetero jajajaja. O será que nos volvimos más exigentes las escuinclas?????

    ResponderEliminar
  8. Jejej, yo no tuve profesores masculinos en primaria, solo uno de ingles que duro seis meses, era muy novato y no le haciamos nada de caso, y luego en el instituto profesores de fisica y literatura solo, asi que no habia chance de verlos en tanga, jajajaja.

    ResponderEliminar