El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

26 mayo 2008

3

Y ¡nada! Perdió el León

Dije que no diría nada, pero me carcomen las palabras por dentro. Las palabras son para sacarse, adentro, hacen complot y algún día acaban por salir todas en una especie de rebelión. Así que antes de que salgan sin control, las dejaré salir poco a poco.

Para reflejar mi sentimiento, contaré una historia. Le Moné, una amiga chihuahita, me contaba que cuando eran chica, había una muchacha en su casa. Un día, la muchacha le contaba a ella, y supongo que a sus hermanos también, que ella soñaba con ser bailarina. Desplazarse graciosamente, sumergida en la música, arrebatando al espectador en un mágico momento, que jamás olvidara. Estaba en medio de su relato, extasiada contando sobre su sueño de ser una famosa bailarina, cuando uno de los niños exclamó:

¡Y, nada! ¡que fuiste sirvienta!

Lucas me pide frecuentemente que le recuente la historia, y siempre nos acabamos riendo. Y es que la expresión aplica a muchas situaciones. Y que conste que no etiqueto ni denigro el oficio de trabajo doméstico. Lo gracioso, es la inocencia y, tal vez, la crueldad, de la infancia, que con pocas palabras, devolvieron a la chavita a su realidad.

Vuelvo a que ésta expresión se ha vuelto parte de nuestro léxico. Por ejemplo, cuando nos ponemos a hacer botanas, cortando zanahorias, friendo papas, poniendo a enfriar la coca cola, todo, para ver el partido en línea. Porque claro, acá en Europa, no pasaron el partido en tv abierta. A falta de playera del León, la cual nunca se me ocurrió meter a la maleta, nos vestimos con las playeras de la selección mexicana. Muy de verde estábamos. Abrimos cortinas y ventanas ¡que los vecinos vieran a la afición leonesa!. Era tanta la emoción que hasta hubo foto y video.

Cuando todo terminó… llenos hasta las orejas de nuestro invento: papas a la francesa con zanahoria cruda en rodajas, limón, salsa maga y jugo magui. Fueron 3 papas y casi 10 zanahorias, uts. Cansada de brincar y de mentar, mi equipo perdió. Acá eran las 7:00 pm, cuando cayó la tristeza y la decepción. Lucas, en algún momento, se me quedó viendo y dijo: ¡Y nada! ¡Que fuiste sirvienta!

Jajaja, ¡cierto! soñaba con festejar, recabar fotos de mi León, esperar videos en Youtube del festejo, ¡ahhhh! Neta quería que ganaran, que estuvieran en la liguilla, que estuvieran cerca para pelear y volver a ser campeones, que la afición ya no estuviera trabada, que se relajara y disfrutara del fútbol. ¡Y nada! ¡Que fuiste sirvienta!. Jajajaja.

Ni modo, como dice el Chango, que vendan el equipo y el Nou Camp que lo vuelvan skatepark. ¡Total! Muy bonito León Guanajuato, pero si, la vida no vale nada.

3 comentarios:

  1. Pedir que ganara el Munster y el Leon el mismo fin de semana era como pedir por la paz mundial. Se me hace que si hubiera sucedido habria generado una especie de conflicto cosmico :) Bueno, por lo menos celebraste al Munster con tu sombrero de Amelia la Tejana :P

    ResponderEliminar
  2. Fe de erratas: no es Amelia, es Camelia :)

    ResponderEliminar
  3. ay! que anónimo tan decente y formal. Y sí, al menos, celebré algo.

    ResponderEliminar