El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

01 mayo 2008

3

Lo entiendo todo

Si mis lectores, como yo, han estado diciendo ¿qué diablos le pasa a Pucca? ¿Por qué ultimamente anda media tripa? Ya no se agobien, encontré la explicación.


Mi estado emocional de los últimos días tiene que ver por el día en que nací y la posición de los astros en estos últimos días.


Cuando uno tiene adaques de angustia, este tipo de explicaciones son súper útiles, porque desaparece la angustia de desconocer la razón de la angustia que traes. ¿Me expliqué?


La opresión en el pecho sigue, pero ya estoy en tratamiento de ver series y videos divertidas. Seguiré con ésto, hasta que los síntomas desaparezcan y sobre todo, mis biorritmos marquen mejores días.



PD Estoy de manteles largos porque la cuaresma volvió del hospital. El paro le provocó daños neurológicos irreversibles. Se fué con un disco duro de 100 y regresó con uno de 80. Ni hablar, le daremos rehabilitación y todas las facilidades del mundo para que se reincorpore a nuestro día a día.


3 comentarios:

  1. Hola Puca!!
    mientras los astros se ponen en equilibrio, yo te mando un apapacho para el alma... Buena la terapia de ver videos divertidos.
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  2. Lamento no tener digeridos los libros que adquirí hoy al ir de compras con Calichi para animarte científicamente.(¡órale guey!!), te menciono el título y autor igual y los asimilas tú antes esperando te sirvan: "el viaje a la felicidad" Eduardo Punset y "el alma está en el cerebro", mismo autor.
    Aunque sigo pensando que medio pomo de Herradura reposado y unas melodías de Cuco Sánchez: "anillo de Bodas","la chancla" o "el huerfanito", o "querida socia" CURARÍAN MÁS RÁPIDO TOOOOODO. ¡¡Salud!

    ResponderEliminar
  3. Altamente recomendables los libros!!! Gracias por los abrazos y los buenos deseos. Lo de Cuco Sánchez lo dejo para mejores días, si es que no me quiero embarcar en un "down" del siglo.

    Limerick está de fiesta y en la bola ni se notan mis biorritmos. Confiemos en que sigan pasando desapercibidos.

    ResponderEliminar