El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

16 junio 2008

3

Primer cita irish

Hechos todos los trámites necesarios, hoy pude ir a mi primera cita médica irlandesa. Fue en un consultorio, cerca de nuestro departamento.

Según voy entendiendo, el sistema de salud público, se apoya de doctores “privados”. Ellos dan consulta a todos, pero a los que tengan su credencial médica del estado, no les cobran.

Pues bien, fuimos y conocimos a mi irish doc. La escena fue, más o menos, la siguiente:

- ¿Qué puedo hacer por ti?

- Verá usted. Somos mexicanos, tengo dolor crónico y se me acabó una medicina.

- ¡Ah! te puedo dar una receta.

- Gracias doc.

- También te puedo mandar a terapia física.

- ¡Ah si! súper buena idea.


Por supuesto que he resumido los hechos, pero así de amable y rápido fue todo. Salimos con receta para dos medicinas y con la promesa de mi irish doc de que me hablaría para mandarme a terapia física. Todo es bueno, sin embargo, tardé unos 20 minutos en recuperarme de las caras de pesar que ponía mi irish doc, cada que recibía una respuesta a sus preguntas.

Que si cómo duermo, que si uso algo más para el dolor, que si la medicina me pone bien o sólo me hace no estar tan mal…. Yo sincerota, sin tirarme al drama, le contestaba todo… “tengo compresa eléctrica para la noche, de las otras (de microondas) para el día… uso TENS y luz infrarroja en casa… ahora me trae bien, pero en invierno ¡uts! Si la paso gacho.”

Casi llora, el pobre hombre. Así ni cómo mantenerme valiente. Por algo dicen que los doctores deben ser estoicos y fríos, para darle valor a los pacientes. Aunque claro, agradezco su empatía. Total, que saliendo del consultorio, fuimos a la farmacia a canjear nuestra receta.

Me dieron mi cajota de Neurontin de 100 cápsulas y mi Tradol, en cápsulas, que porque por éstos rumbos no lo venden en gotas. Después de la bolsa con las dos cajotas, nos dijeron “gracias, bye”. O sea, pagué cero euros por ellas, y todo por tener mi medical card.

Mi primer acercamiento al sistema de salud irish, me gustó. Habrá que ver avances y la terapia física.

3 comentarios:

  1. Hija que gusto me dá, una que ya estés en el Sistema de Salud de Irlanda, dos que el médico sea empático contigo, es decir que comprenda la magnitud del problema y tres que tengan los medicamentos y recursos que te apoyen en el problema, que es sumamente importante, porque en Cuba a la mejor los dos primeros se podrían cubrir, pero nunca el tercero. Ojalá que las alternativas que encuentres, te lleven a una curación insisto que llegará el momento, primero nuestra fé, Dios y la Virgen del Pilar.
    Te quiero mucho. Tu madre

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡¡eeeey!!!! y la De Las Luces....
    que taaanto nos quiere.

    ResponderEliminar
  3. Congratulations! Bienvenida al magico mundo de la Medical Card!! Acabo de llegar ayer a la tarde y me he gastado mas de 100 euros en medicinas en España, aqui no tienen nada tan fuerte como lo de alli. Por si las muelas, de nuevo, ya sabes... nolotil, antiinflamatorios, espidifren... Y me he quemado todita en la playa. Stoy como un chicharro. Luego te llamo.

    ResponderEliminar