El blog de Pucca está en obras. Vuelvo pronto, ya casi queda

11 abril 2008

5

Alimentando la intransigencia


Supongo que Lucas se preocupa porque no salgo mucho del departamento. Desea que tenga contacto con otros seres vivos a parte de el. Lo entiendo. Hace unos días me trajo a intransigencia.

Lo malo es que no me la trajo con instructivo y no sé cada cuando darle de comer. Estoy esperando a que se ponga amarilla para darle, pero temo actuar demasiado tarde.

Si alguien sabe, díganme cada cuando debo regarla.


Pod favod, diría el hermanito de Mafalda.

5 comentarios:

  1. jajá.¡Que mujer! Tal vez Lucas es sabio al darte esa planta por tanto desvelo que atender. Un poco de compañia duradera... riegala poco y cada semana sino la mataras de ahogada.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Esta hermosa!!! Las plantas son una buena compañía, yo compré una aunque Ugalde se negaba... Los cactus no necesitan mucha agua, eso es lo bueno, aguantan muuucho, así que solo no la olvides... Dicen que los cactus con sus espinas cortan las malas vibras, es una bonita historia...

    Suerte con intransigencia!
    saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Ora sí me quedé en blanco. O me vi muy guey, o soy demasiado simple, o ando despistada o poco metafórica pero no caché ni maiz de este post... jejejejeje soy como el hermano simplote de Malcom que su ignorancia lo hace ser más felíz...

    ResponderEliminar
  5. Entonces no te aclaro nada, tu sigue feliz... ignorante. Jajajaja.

    ResponderEliminar